¿Cómo funciona la herencia de padres a hijos? Todos los casos posibles

¿Cómo funciona la herencia de padres a hijos? Todos los casos posibles

Posiblemente este sea el tipo de casos más habituales en los que a herencias se refiere, el que, al menos en España, más bonificado está y a su vez uno de los más complejos por la cantidad de variables y situaciones a tener en cuenta. Tras este post, por fín, vas a saber TODO lo que necesitas sobre las herencias de padres a hijos:

Herederos forzosos, legítima y otros conceptos de la herencia de padres a hijos

Antes de continuar sería conveniente repasar algunos conceptos importantes sobre el testamento para entender las posibilidades y tipos de situaciones que tiene una herencia de padres a hijos.

Herederos forzosos

Como su nombre indica y puede hacernos adivinar, estos son los herederos que, por ley, tienen reservada una parte de la herencia.

El artículo 807 del Código Civil dispone una lista de quiénes son, por orden, estos herederos forzosos:

“1º. Los hijos y descendientes respecto de sus padres y ascendientes.

2º. A falta de los anteriores, los padres y ascendientes respecto de sus hijos y descendientes.

3º. El viudo o viuda en la forma y medida que establece este Código”.

Tercio de legítima

Como se ha podido comprobar arriba, las hijas e hijos ocupan el primer lugar en la lista, por lo que estamos ante uno de los casos más comunes de herencias de padres a hijos. Los descendientes, como herederos forzosos, heredan una parte de la masa hereditaria del causante, en este caso, su padre. Pero, ¿qué parte exactamente?

Hablamos de la legítima. Como sabemos de otros artículos, y si no lo sabes te aconsejamos que leas alguno de los que ya hemos escrito, el testamento se divide en tres tercios. Uno de ellos es la legítima, que es la parte de la herencia destinada a los herederos forzosos, sin que dicha parte pueda ser dispuesta libremente por el fallecido en el testamento. 

Tercio de mejora

Estamos ante un segundo caso de herencia de padres a hijos. Se suele decir que la legítima para los descendientes son ⅓, sino que son ⅔, incluyendo el llamado mejorado, que como su nombre indica se otorga para mejorar alguna de las partes. 

Sin embargo, aquí entramos en terreno pantanoso, ya que, aunque sea habitual, no siempre se da esta situación, debido a las disputas familiares y más en tema de herencias que son más frecuentes de lo que se cree y no son pocos los padres con mala relación con sus hijos que les dejan únicamente con la legítima y dan el tercio de mejora a otra parte. 

¿Es posible desheredar a un hijo?

Aquí nos vamos a la peor de las situaciones y aparece la pregunta: ¿es posible desheredar a un hijo? Lo cierto es que la Ley en España sí lo contempla y es posible, pero se deben poder demostrar unas condiciones de mucho peso, ya que, según los precedentes jurídicos, la justicia obra con mayor frecuencia en favor del descendiente que del testador. 

Estos condicionantes quedan registrados en el Código Civil, desde el artículo 848 al 857. Hay que decir que esta regulación proviene del código original de 1889, es decir, que lleva acompañándonos desde los inicios del Derecho Civil en España, por lo que hay cierto debate acerca de la reforma de esta ley, dado que las condiciones han cambiado mucho desde aquel momento. Se expresa de la siguiente manera:

Solo se podrá desheredar a un hijo sí:

  • Se ha calumniado, maltratado o injuriado de manera grave al padre y hay una sentencia judicial firme que envíe al culpable a prisión. Sería en este tipo de casos donde se incluiría el maltrato psicológico. 
  • Sí se ha negado el alimento al padre cuando este lo necesitaba por su estado o no se han prestado los cuidados necesarios durante su vida sin causa justificada.
  • Si se ha condenado al heredero por intentar atentar contra la vida del testador, de su cónyuge y/o ascendientes o descendientes. 
  • Cuando el heredero obliga al testador a modificar o realizar un testamento bajo violencia, presiones o fraude. Igualmente se incluyen los casos en los que, por los mismos métodos, se impide o se hace que lo suplante o lo revoque. 

El acto de desheredar debe quedar expresamente plasmado en el testamento; sin embargo, hay que destacar que el hijo no pierde su calidad de heredero, es decir, pierde su parte legítima, pero esto no quiere decir que deje de ser considerado a efectos prácticos como heredero, ya que, precisamente, es descendiente y sigue preservando ese derecho, al igual que todas las personas que dependan de él (por ejemplo su hijo, el nieto del causante).

Hay que añadir que el heredero puede rebatir, lo que comenzaría un proceso en el que se tiene que demostrar que lo expresado por el testador es mentira, con las dificultades que esto conlleva. 

Y si no hay testamento…

Posiblemente este sea el supuesto más sencillo de todos, ya que si el padre falleció en lo que se conoce como herencia abintestato, la ley establece que los bienes del fallecido serán repartidos entre sus familiares más cercanos. En esa línea, los primeros llamados a heredar, al igual que en el orden de los herederos forzosos, son los hijos, por lo que no habría mayor problema.

La mejor forma de tramitar una herencia de padres a hijos

Este tipo de herencias, como se ha visto en los párrafos de arriba, son bastante comunes, pero no por ello las más sencillas. Bien es cierto que suelen ser las que más bonificadas están por las CC. AA. a la hora de pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISyD), pero desheredar y ver qué le corresponde o no a cada sujeto es una tarea para abogados profesionales.

En nuestros casos de búsqueda de herederos siempre comenzamos por los posibles descendientes del causante. En Grupo Hereda hemos tramitado con éxito multitud de casos como los descritos, por lo que, como siempre recomendamos ponerte en manos de abogados especialistas en herencias para cualquier tramitación de este tipo, las cosas pueden complicarse mucho y te ahorra tiempo y dinero. La primera consulta sobre tu caso es completamente gratuita. 

Contáctanos

La herencia entre hermanos, supuestos con y sin testamento

La herencia entre hermanos, supuestos con y sin testamento

La herencia de un hermano a otro puede generar muchas dudas. De hecho, no se suele tener muy claro si nuestra/o hermana/o podría heredar parte de los bienes que dejamos cuando fallecemos y viceversa En este artículo explicaremos las diferentes situaciones que suelen darse en las herencias entre hermanos e intentaremos contestar a la mayoría de preguntas que nos hacen posibles herederos.

Herencia entre hermanosEn primer lugar, este artículo va a tratar los casos de posibles herencias de un hermano a otro. Uno de los grandes problemas que nos encontramos a la hora de tramitar una herencia es la disputa con hermanos con los que no guardamos una gran relación o directamente ya ni hablamos con ellos. Sin embargo, a la hora de reclamar la herencia de un padre o una madre es cuando se abre ‘la caja de Pandora’. 

Es por eso por lo que si tú has entrado buscando respuestas a esta última situación expuesta tenemos que decirte que este post no es para ti, aunque te invitamos a que continúes leyendo.

Por el contrario, si eres de los que guarda una buena relación con sus hermanas/os, tanto que quieres saber cómo dejarles algo el día que tú ya no estés aquí, o ellos a ti, entonces esto sí es lo que estabas buscando. 

Herencia entre hermanos sin testamento

Empezamos con el plato fuerte, la gran incógnita a resolver: qué ocurre cuando mi hermana/o no dejó testamento, ¿tengo algún derecho a su herencia total o parcialmente? 

La verdad es que los hermanos no cuentan con un lugar demasiado privilegiado en la lista ordenada de posibles herederos. Es por ello por lo que, por mucho amor que os tuvierais ambos, si no dejó testamento, es posible que no heredes nada. 

En caso de ausencia de este documento testamental, un hermano heredera si no existen otros herederos legítimos con preferencia. ¿Quién tiene más preferencia que yo como hermano?

En este orden podemos encontrar:

  • Descendientes: hijas e hijos.
  • Cónyuge, en caso de estar casados, o pareja de hecho (en algunas partes de España).
  • Ascendientes: padre o madre.

Si el difunto no contaba con ninguno de estos sujetos (padres fallecidos, soltero y sin hijos), entonces están llamados a heredar el resto de parientes, como son los hermanos y los sobrinos (hijos de un/a hermano/a).

Como os hemos contado alguna vez, en Grupo Hereda hemos visto casos de herencias sin reclamar que, tras la muerte del causante, un hermano o sobrino pueden ser herederos sin ni siquiera saberlo. Estas ‘casualidades’, por llamarlo de alguna forma’, están recogidos en el artículo 1006 del Código Civil que ya explicamos en otro post. 

 

 

En cualquier caso, hay algunas excepciones que confirman la regla. Estas son especificidades según cada Comunidad Autónoma. Así, sin testamento, podemos ver, por ejemplo, el caso de Navarra, donde los hermanos tienen prioridad a heredar sobre el cónyuge viudo. 

Trámites para heredar la herencia de mi hermano sin testamento

El trámite para que el heredero sea un hermano o cualquier otro familiar de hasta cuarta generación es el mismo, complicado si no hay testamento. Con la Ley de Jurisdicción Voluntaria de 2015 el proceso se aceleró considerablemente, ya que ya no sería necesario que fuera la justicia (un juez) el que decretará quiénes estaban llamados a heredar (con los meses que esto puede conllevar), sino que la tramitación estaría en manos de procedimiento notarial, lo que da una mayor rapidez al proceso. 

En este punto hay que poner en valor el trabajo de la genealogía sucesoria y los abogados especialistas en herencias. Cuando los hermanos son abintestato, es necesario recopilar una serie de documentación que pueda acreditarlo ante notario, un proceso costoso, complicado y largo en el que Grupo Hereda es líder en su resolución y eficacia.

¿Cuándo puede haber herencia entre hermanos con testamento?

En las anteriores líneas ya hemos dejado claro que SÍ. Sí puede heredar un hermano de otro, pero no siempre. Si ya hemos estudiado el orden y lo que ocurre en caso de no haber testamento, ¿qué pasa si lo hay? 

Está claro que la existencia de este documento, en cualquier trámite de herencias, facilita el proceso, ya que el causante dejó por escrito quién quería que fueran sus legítimos herederos. Sin embargo, existen algunos matices que debemos conocer:

 

El tercio de libre disposición

Aunque tu hermano te haya nombrado como heredero en su testamento, o tú en el suyo en el caso contrario, en ambos casos hay que respetar el derecho de los herederos forzosos. Estos son los hijos en caso de haberlos y con derecho a la legítima y con opción al de mejora. Es decir, en caso de existir descendientes, es muy posible que el hermano del difunto solo pueda optar al tercio de libre disposición, total o parcialmente. Todos estos conceptos están recogidos en el glosario que elaboramos sobre vocabulario de herencias, sin tecnicismos ni complicaciones jurídicas difíciles de entender. 

 

¿Herencia entre hermanos cuando somos más de dos?

Puede ocurrir que no seáis ‘la parejita’, sino que seáis tres, cuatro o los hermanos que sean ¿Se divide la herencia entre todos? Bien, eso ocurriría en caso de que no existiese testamento, en cambio, si lo hay, el causante ha podido dejar por escrito un solo nombre, o varios, es decir, puede que la parte de la herencia que corresponda sea para un solo hermano, aunque haya más. En ese caso, todo dependería de lo que quedó escrito.

 

¿Un hermano puede heredarlo todo?

Exactamente de la misma manera en la que podía hacerlo sin testamento. Si el difunto no contaba con descendientes, cónyuge o ascendientes, puede haber dejado por escrito que el legítimo herederos de sus bienes y deudas sea un solo hermano, que sería el sucesor de todo. 

 

¿Cuándo el hermano no hereda?

La última voluntad del testador es la única válida. Con testamento, una persona sin familiares (a parte de los hermanos) ni herederos forzosos, tiene absoluta libertad para dictaminar sobre quién ponen a disposición todos sus bienes, incluso aunque no sea familiar. 

Es decir, si el testamento no lo dice así, un hermano no tiene por qué ser un legítimo heredero de ninguna parte de la herencia del causante, su hermano. De hecho, al igual que la excepción anterior, en Navarra y algunas zonas de Álava, el testador puede decidir  hacia quién va el total de sus bienes, incluso habiendo descendientes y otros parientes (cónyuge o ascendientes). 

 

 

¿Cuánto cuesta heredar de un hermano?

Una herencia es una herencia, reciba quien la reciba, por lo que se le tiene que aplicar el impuesto de sucesiones. Ya hemos comentado alguna vez la disparidad que existe respecto a este tributo dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que nos encontremos.

Así, podemos encontrarnos que heredar de un hermano puede suponer entre el 0% a casi la mitad de la masa hereditaria. No es de extrañar que la renuncia de muchas de estas herencias se haya incrementado, y no solo en el caso de los hermanos. Según informes de 2018, ese año casi el 11% de los herederos renunciaron a una herencia.

La forma más rápida de resolver este tipo de herencias

Como dijimos al principio del post, las herencias, en general, no son un tema nada sencillo. Para situaciones como que no haya  testamento o disputa de la herencia entre hermanos te recomendamos ponerte en manos de abogados especializados en herencias.

En Grupo Hereda somos los más rápidos, y no decimos esto a la ligera, ya que sabemos los costoso, en tiempo, esfuerzo y dinero que puede suponer una herencia no reclamada o las diferentes disputas que pueden aparecer.

¡QUEREMOS AYUDARTE! Y estamos tan seguros de que podemos con tu caso que NO cobramos nada por adelantado, además te ofrecemos la primera consulta completamente GRATIS, sin compromiso.

 

Contáctanos

Todo el vocabulario jurídico que necesitas saber para entender el mundo de las herencias

Todo el vocabulario jurídico que necesitas saber para entender el mundo de las herencias

El mundo del Derecho y los abogados suele parecernos un caso aparte. Sabemos que existe, que está ahí, pero puede llegar a ser tan especializado y tan complejo que ni nos interesamos por ello. De esta forma, estamos renunciando a cosas que pueden resultarnos muy útiles para un problema que debemos solucionar e incluso para nuestro día a día.

Es por ello por lo que Grupo Hereda quiere acercarte los conceptos básicos en tramitación de herencias que necesitas. Así, nos acercamos a ti y tú lo haces a nuestro trabajo. Además, como se suele decir, el saber no ocupa lugar. Esta es una pequeña lista del vocabulario de herencias que necesitas:

  1. Genealogía Sucesoria 
  2. Herencia
  3. Legítima
  4. Declaración de herederos
  5. Acta de notoriedad
  6. Impuesto de sucesiones
  7. Usufructo
  8. Nuda propiedad y pleno dominio
  9. Patrimonio privativo vs régimen de gananciales
  10. Certificado de ultimas voluntades vs testamento
  11. Registro Civil

Genealogía sucesoria

Se trata de un concepto a considerar, especialmente para entender cuál es nuestra especialidad y saber qué hacemos en Grupo Hereda. Se trata del estudio y seguimiento de la descendencia de una persona o familia, con el fin de realizar un llamamiento a la sucesión. Este trabajo es nuestra principal herramienta por la cual encontramos a herederos de una herencia sin reclamar, para hacerles conocedores a sus beneficiarios de la misma.  

Herencia

Puede parecer un concepto muy básico, pero hay que entenderlo en su pleno sentido y significado. Heredar no significa solo percibir una serie de bienes por parte de un fallecido. Se trata del acto jurídico en el que la persona fallecida transmite sus bienes, derechos y deberes a una o varias personas físicas o jurídicas. Es decir, lo herederos reciben tanto el patrimonio que el difunto haya podido acumular como sus deudas no saldadas.

La herencia, por la llamada regla de los tercios, puede dividirse en tres: legítima, de mejora y de libre disposición. El tercio de la legítima, como explicaremos a continuación, puede llamarse estricta cuando se incluye única esa tercera parte, y legítima larga cuando se trata del tercio ya mencionado más el de mejora.

Como última cuestión a aclarar, ¿es necesario realizar testamento en una herencia? La respuesta es no. No es necesario que el fallecido haya dejado testamento para que se produzca una herencia. Bien es cierto que el documento puede simplificar mucho el proceso, pero no es algo estrictamente obligatorio. 

Legítima

Muchos se preguntan qué es la legítima, pero sobre todo, cómo se calcula. Podemos definir este concepto como la parte de la herencia que el testador no puede disponer de ella libremente. 

Esto está muy relacionado con el concepto de heredero forzoso. Por ley, esa parte de la herencia queda reservada hacia esos sujetos, los cuales pueden ser hijos y descendientes (frecuentemente), ascendientes o la viuda o viudo.

¿Cómo se calcula la legítima?

Quizás esta es la pregunta más complicada ya que depende de quién sea el heredero forzoso. Podemos resumir en que la legítima consiste en ⅓ de la masa hereditaria que habrá que dividirla entre el número de legitimarios. Se suele decir que para los descendientes, la legítima supone no ⅓, sino ⅔ ya que se le suma al primero otro tercio de lo que se llama herencia mejorada, que como su nombre indica es para mejorar alguna de las partes.

Sin embargo, aquí estamos hablando de herencia legítima global, por lo que habría que calcular la individual. Sin la herencia legítima para los hijos de es ⅔ (donde ninguno haya sido desheredado), y son 10, cada uno tendría ⅔ de la masa hereditaria entre 10, es decir, 1/15 de ese total. 

Por último, y sin complicar mucho la cuestión, hay que tener en cuenta las donaciones que el testante realizó en vida, ya que si no hay dinero suficiente para dar la legítima, esos receptores tendrán que devolver parte de ese dinero para satisfacer esta parte de la herencia  a la que nos estamos refiriendo. 

Declaración de herederos

En primer lugar, no hay que confundir este concepto con el de testamento. ¿Qué es la declaración de herederos? Se trata de un trámite, no de un documento como tal, el cual designa quiénes son los llamados a heredar cuando no hay testamento. Sin embargo, esto no determina el reparto de bienes.

Podrán realizar la declaración de herederos todas aquellas personas que se consideren con derecho a suceder a una persona fallecida. Podrán instar a esta quienes tengan un interés legítimo, es decir, un vínculo sanguíneo o afectivo muy próximo al difunto. 

Acta de notoriedad

Las herencias sin testamento son un poco más complejas que si este existiese. Para realizar la declaración de herederos es necesario el documento de acta de notoriedad. Este es realizado y autorizado por un notario, pudiendo realizarse en cualquier notaría del lugar de fallecimiento del causante o, en su defecto, donde se encuentre la mayor parte de su patrimonio. 

Impuesto de sucesiones

Un impuesto que desde hace algún tiempo se ha instalado en la agenda mediática. En primer lugar, por la cuantiosa cantidad que supone a pagar por muchos herederos, y en segundo lugar, porque en los últimos años, sobre todo en Andalucía, se ha convertido en una promesa política de campaña electoral. ¿En qué consiste exactamente y por qué es tan sonado? 

En España está regulado por la Ley 29/1987, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Se trata de un impuesto que grava los incrementos patrimoniales de una persona física obtenidos gratuitamente o por mortis causa.

Es directo, ya que recae directamente sobre la adquisición de bienes y derechos; personal, ya que se refiere en todo caso a los herederos como personas concretas; subjetivo, ya que se tiene en cuenta las circunstancias del pagador; y progresivo, en función de la cuantía heredada. Debe pagarse en los seis meses posteriores a la fecha en que se produce el fallecimiento. Una de las particularidades de este impuesto es que en cada Comunidad Autónoma es diferente, generando fuertes desigualdades que en muchas ocasiones son motivo de queja por la población. En este vídeo-reportaje de Comando Actualidad, nuestro director, Pedro Fernández, explica algunos detalles sobre este tributo.

Usufructo

Para entender este concepto hay que remitirse al artículo 467 del Código Civil, el cual expresa: “el usufructo da derecho a disfrutar los bienes ajenos con la obligación de conservar su forma y sustancia, a no ser que el título de su constitución o la ley autoricen otra cosa”.

Independientemente de la existencia o no de testamento, suele ser la descendencia la parte más favorecida de una sucesión (esto hay que matizarlo y ponerlo entre comillas dependiendo del caso y la circunstancia). Es el cónyuge el que suele estar en una mayor desventaja, pero puede contar con esta posibilidad del usufructo. 

Existe un usufructo temporal y otro vitalício, normalmente es el segundo el que se aplica en los casos de herencias. ¿En qué consiste este tipo? Un usufructo vitalicio es aquel que termina cuando fallece la persona a la que se le ha concedido. 

Los usufructos más habituales son la vivienda, acciones de participación en una empresa (la cualidad real de socio recae sobre el heredero aunque el beneficiario pueda disfrutar de los beneficios) y dinero (se está obligado a devolverlo).

Por último, la persona que va a disfrutar del usufructo, tiene la obligación, en el momento de la concesión, de hacer inventario y tasar los bienes de los que va a disponer, en caso de que se extravíen o deterioren. Así, algunas de las obligaciones del beneficiario son dar un uso adecuado a los mismos y/o pagar las deudas o cargas oportunas. La persona designada puede renunciar al usufructo así como a sus obligaciones con el mismo.

Nuda propiedad y pleno dominio

Se trata de conceptos íntimamente ligados al de usufructo. Se puede decir que, el pleno dominio es el pastel y el usufructo y nuda propiedad son las dos partes que lo conforman. 

Así, pleno dominio consiste en la titularidad de la plena propiedad de un determinado bien y la nuda propiedad es el derecho de una persona a ser dueño de un determinado bien, con la limitación de que no puede gozar o disfrutar del mismo, algo que le corresponde al beneficiario del usufructo.

Por poner un ejemplo, una persona mayor, sin herederos y con necesidades económicas puede optar por vender la nuda propiedad de su vivienda y reservarse el usufructo vitalicio. De esta forma, él ya no es propietario del inmueble, pero tiene derecho a usarlo, cuidarlo y disfrutar de él hasta que fallezca.

Lo normal, es que el nudo propietario adquiere el pleno dominio con la venta del usufructo (por parte del beneficiario de este) o por la extinción del usufructo (muerte del usufructario, cumpliento del plazo acordado…).

Patrimonio privativo vs régimen de gananciales

En este punto abordaremos el tema de los matrimonios. ¿Qué es de quién y en función de qué?

Como su nombre indica, un régimen de gananciales entre dos cónyuges consiste en que ambos se benefician de aquellos bienes obtenidos durante el matrimonio, incluyendo beneficios obtenidos por trabajos, donaciones, herencias… Esto no incluye lo que cada uno tuviese antes del matrimonio. Estos últimos son los que se consideran privativos. Aquellos que no quedan integrados en la sociedad de gananciales y que pertenecen a su individuo. Estos son algunos intransferibles, indemnizaciones personales o los necesarios para su profesión.

Para terminar, el régimen de gananciales debe hacerse cargo de determinadas deudas u obligaciones, tales como el sostenimiento familiar. Así, si un cónyuge aporta parte de sus bienes privativos para algún gasto de la sociedad, esta deberá restituirle. 

Certificado de últimas voluntades vs testamento

Esto son dos términos que, sin tener nociones jurídicas o alguna experiencia previa, pueden llevar a confusión, ya que muchas personas los utilizan como sinónimos y no es correcto.

En un artículo ya os contábamos cómo conseguir este certificado de últimas voluntades, pero… ¿qué es? Se trata del documento que acredita que un determinado sujeto ha otorgado testamento y ante qué notario.

Aquí radica la principal diferencia respecto al testamento, este es donde se certifica a quién se le quieren dejar determinados bienes (y aunque no se diga, cargas) cuando la persona testadora fallezca. El certificado de últimas voluntades, de esta forma, es una forma de agilizar un proceso que puede ser lento y costoso, ya que, en caso de existir, los herederos pueden ir directamente a la notaría donde el causante realizó su testamento y localizarlo rápidamente. 

Por último, hay que tener en cuenta que si la persona no aparece en el testamento, el notario no podrá darle la copia autorizada, ya que únicamente podrán tener acceso a éste documento los que aparezcan en él.

Registro Civil

Se trata de una institución pública que depende del Ministerio de Justicia. Allí se inscriben los hechos que conciernen al estado civil de las personas, como nacimiento, matrimonio, defunción…

Esto sirve para que cualquier sujeto, físico o jurídico, pueda ser conocedor de dichos estados civiles y con garantías de que estos datos son auténticos. 

Para nuestro trabajo localizando posibles herederos, la validez de los datos, como pruebas legales, que nos aporta el Registro Civil pueden llegar a ser fundamentales. Conocer dónde falleció una persona, cuándo nació, quién fue su cónyuge… 

Abogados especializados en herencias, ¿por qué podemos necesitarlos?

Sin duda, conocer estos conceptos no te hará un experto, pero posiblemente te ayuden a entender todos los documentos y todo lo que necesitas a la hora de tramitar una herencia.

En cualquier caso, como se pueden ver en nuestro post de este blog, las herencias son un tema de mucha profundidad, que abarcan muchos supuestos e interrogantes: ¿cómo saber si han dejado testamento? ¿cómo se reparte la herencia en un matrimonio casado con ganciales? ¿qué ocurre si el heredero es un menor de edad?

Es por eso por lo que te recomendamos siempre ponerte en manos de un abogado especialista en herencias. En Grupo Hereda contamos con abogados de herencias con más de 20 años de experiencia dedicados exclusivamente a tramitar herencias. Sabemos lo preocupación de los herederos sobre los gastos de una herencia, por eso evitamos juicios largos y caros y además, no cobramos hasta que el heredero reciba su herencia.

 

Contáctanos

La herencia intestada: ¿Cómo se reparte?

La herencia intestada: ¿Cómo se reparte?

¿Acabas de recibir una herencia y tienes muchas dudas sobre el tema? ¿La herencia es testada o intestada? En el siguiente artículo aclaramos las diferencias entre optar a una herencia para la que se ha redactado un testamento, frente aquella “ab intestato”, es decir, sin testamento por parte del fallecido.

Realmente, si un testamento está correctamente redactado y se considera válido, es más sencillo tramitar la herencia. Sin embargo, los casos de herencias sin testamento pueden llevar a importantes complicaciones en lo que respecta al reparto del patrimonio, por lo que es siempre recomendable acudir a abogados especialistas en tramitación de herencias para evitar que el conflicto afecte a las relaciones personales entre coherederos.  

 

CONTENIDO

  1. ¿Qué diferencia hay entre una herencia testada y una herencia intestada?
  2. ¿Cómo se distribuye la herencia cuando hay testamento?
  3. ¿Cuál es el orden de prioridad a la hora de recibir una herencia sin testamento?
  4. ¿Cómo se distribuye la herencia cuando no hay testamento?
  5. ¿Qué hacer si se desconocen los herederos de una herencia sin testamento?

¿Qué diferencia hay entre una herencia testada y una herencia intestada?

El hecho de que una herencia tenga o no testamento, tiene una serie de consecuencias para los herederos, tanto en el orden en el que van a recibir la herencia y en la cuantía de ésta.

 

La herencia testada es la sucesión hereditaria en la que el fallecido ha dejado testamento, es decir, ha dejado constancia de su voluntad. Mediante el testamento, el causante expone el destino que recibirán sus bienes tras su muerte para, así, poder modificar en parte lo que está predeterminado por Ley. En el testamento se puede nombrar herederos, además de los establecidos en la Ley.

Si quieres saber más acerca de qué tipos de testamentos existen y cuál elegir, lee aquí.

Sin embargo, hay muchas ocasiones en las que una persona fallece sin dejar un testamento escrito, bien porque no desea hacerlo deliberadamente o porque no lo tenía previsto a tiempo al momento de fallecer. Este tipo de herencia sería una herencia intestada, también llamada sucesión abintestato.

 

En estos casos, por tanto, es necesario determinar quiénes serán los sucesores de ese patrimonio, y es la Ley quien los designa por defecto, por eso se denominan herederos legales o herederos forzosos.

 

En definitiva, aunque la herencia sea testada, dicho testamento debe cumplir con todos los requisitos legales, porque también se aplicarán los derechos de los herederos forzosos.

 

La diferencia radica, por tanto, en que la designación de herederos legales será un trámite más complicado si se habla de una herencia “ab intestato”, pues habrá que buscarlos al no estar recogidos en un testamento previamente al fallecimiento, y hacer una declaración de herederos vía notario.

 

¿Cómo se distribuye la herencia cuando hay testamento?

La masa hereditaria se divide en tres tercios establecidos en el Código Civil: la legítima, la mejora y el tercio de libre disposición.

La legítima es la parte de la herencia que obligatoriamente se reserva a los herederos forzosos (excepto en los casos concretos de desheredamiento). Es decir, que el testador no puede disponer libremente de esta parte para dejársela a quien desee.

La mejora, es el tercio de la herencia que el causante puede utilizar para favorecer a alguien en concreto, entre los herederos forzosos. Se trataría de una ampliación de la legítima.

La libre disposición, es el tercio de la herencia que el testador, si lo desea, podrá dejar a cualquier persona que considere, sea o no heredero por ley.

No hay que olvidar que también puede haber una herencia intestada si hay testamento pero éste se considera nulo a efectos legales. Es decir, por ejemplo, si no cumple este requisito legal de división en tres partes.

¿Cuál es el orden de prioridad a la hora de recibir la herencia sin testamento?

Cuando pensamos en el reparto de una herencia, la persona que se nos suele venir primero a la cabeza es el cónyuge que se queda viudo. Pareciera ser la persona que más derechos tiene frente al patrimonio del fallecido, precisamente por compartir gran parte de éste a lo largo de su matrimonio. Sin embargo, el Código Civil establece el orden general de llamamientos a la hora de distribuir la herencia de la siguiente manera:

  1. El primer orden en línea recta descendiente son los hijos, tanto matrimoniales como extramatrimoniales: suceden a sus padres y demás ascendientes, con independencia de su sexo o edad. Son herederos por derecho, recibiendo de la herencia a partes iguales. En caso de que uno de los hijos fallezca, los nietos heredarán en  representación suya, dividiéndose la parte que le correspondía al hijo a partes iguales entre ellos.
  2. El segundo orden en línea recta ascendiente son los padres.
  3. El tercer orden sería el cónyuge viudo
  4. El cuarto orden serían los colaterales
  5. El quinto orden sería el Estado

 

¿Cómo se distribuye la herencia cuando no existe testamento?

Ante una herencia sin testamento, los herederos pueden ponerse realmente nerviosos frente al reparto. En primer lugar, porque siempre quedará la duda de cuáles serían los deseos del fallecido frente a la herencia y, en segundo lugar, porque parece que una herencia sin un reparto preestablecido puede traer muchos más conflictos y problemas en el momento de tramitarla.

La ley recoge tres modelos de distribución distintos para estos casos de herencias “ab intestato”.

  1. Por “cabezas”, es decir: reparto en tantas partes como personas están llamadas a suceder. Los parientes de igual grado heredan por partes iguales, a excepción los hermanos de sencillo (con un único progenitor común) y los de doble vínculo (relación de parentesco por parte de padre y madre), pues estos últimos tienen derecho a tomar doble porción de la herencia (Art. 949 CC).
  1. Por “estirpes”. dividiendo la herencia por grupos o series de parientes y tomando cada grupo la correspondiente cuota viril que hubiera correspondido a su causante.
  1. Por último, se puede repartir por “líneas”, dividiendo la herencia en dos partes, un 50% para los parientes de la línea materna y otro para la línea paterna, con independencia del número de personas que compongan cada grupo. Una vez dentro de cada línea, el reparto se hace por cabezas

¿Qué hacer si se desconocen los herederos de una herencia sin testamento?

Son más de los que parecen los casos en los que se deja una herencia sin testamento y, añadido a la complicación que de por sí ya conlleva, se desconoce quiénes son los herederos o la forma de localizarlos.

 

Sería el caso, por ejemplo, de una mujer soltera que fallece dejando un inmueble de su propiedad vacío. En muchas ocasiones los vecinos desconocen si tenía familia alguna, y tienen que hacerse cargo de los gastos de la comunidad que corresponden a ese piso, por lo que se va acumulando una deuda y un descuido del inmueble que no beneficia a ninguno de ellos.

 

Para esas situaciones, existen abogados especialistas en búsqueda de herederos que, mediante genealogía, pueden encontrar aquellas personas que por derecho son herederos de esos bienes, evitando un quebradero y dolor de cabeza tanto a administradores de fincas, como conflictos entre vecinos. En Grupo Hereda contamos con un amplio equipo de genealogistas dispuestos a ayudarte a encontrar herederos, asesorándote en todo momento y sin cobrarte en ningún caso, pues solo se cobran honorarios al heredero cuando una vez que se tramita la herencia.

 

Tanto si buscas a un heredero, o si necesitas tramitar una herencia (con o sin testamento), no dudes en contactarnos y te asesoramos siempre gratis. ¡Te esperamos!