Herederos a la fuga: ¿Qué ocurre cuando un heredero no aparece para aceptar la herencia?

Herederos a la fuga: ¿Qué ocurre cuando un heredero no aparece para aceptar la herencia?

En numerosas ocasiones, el heredero se niega a aceptar la herencia, ya sea por prudencia, por la existencia de algún conflicto familiar, deudas, o por cualquier otra razón. En otras ocasiones simplemente es complicado encontrarlo ya que vive fuera del país o simplemente se perdió relación con esa persona.

Debemos tener claras estas dos posibles situaciones:

  • En primer lugar, el fallecido ha decidido quienes son los herederos. 
  • En el segundo, la ley determina quiénes están llamados a heredar. 

 

En ambas, los herederos deben aceptar o renunciar a la herencia, para posteriormente comenzar el reparto. 

No son pocas las situaciones que, por problemas familiares, principalmente, algún heredero adopta una actitud pasiva y se niega a acudir a la notaría para indicar su voluntad respecto al testamento. Esto provoca una situación de bloqueo, impidiendo que el resto pueda continuar con el reparto.

El artículo 1.105 del Código Civil establece una herramienta legal para terminar con las herencias que no se solucionan por culpa del heredero, que se niega a firmar la herencia.

Se afirma que cualquier persona con interés en que un heredero acepte o rechace la herencia, puede acudir a un notario. Una vez esta persona acuda allí, puede pedirle al notario que realice una interpretación notarial. En el momento en el que el heredero que se niega a firmar dicha herencia, reciba la interpretación notarial, deberá contestar si la acepta o rechaza.

 

Pongámonos en el caso en el que algún heredero no quiera o no aparezca para la aceptación de la herencia. En ese caso, encontramos dos posibles formas de proceder:

 

1. Vía notarial

La solución que aporta la vía notarial es reunir a herederos, entre los que sumen más del 50% de las cuotas a heredar.

Hay ocasiones en las que nos encontramos ante una herencia, en la cual todos los llamados a heredar han aceptado, pero no se ha comenzado el reparto de los bienes y deudas aún, por ejemplo, por algún tipo de desacuerdo entre ellos.  

En estos casos, existe una comunidad hereditaria en la que cada uno es dueño de un porcentaje de la herencia, pero no tiene atribuidos bienes concretos.

Si uno de estos herederos acepta el requerimiento notarial, pero sigue con su actitud pasiva, ya no es necesario acudir a la vía judicial para conseguir el reparto cuando los herederos se nieguen a realizar la partición de la herencia. 

Si a estos herederos les corresponde más del 50% de la herencia, pueden acudir al notario para desbloquear la situación, solicitando así una persona que realice la partición. En este caso, el contador partidor realizará la partición y podrá ser aprobada por los herederos. Si no la aprueban todos los herederos, será necesaria la aprobación del notario. 

 

2. Vía judicial

Antes de 2015, esta era la única forma de poner solución a la falta de acuerdo o colaboración entre herederos. Con la entrada en vigor de la Ley de Jurisdicción Voluntaria ese año, se permite que el notario solvente este tipo de situaciones a través de los mecanismos anteriormente descritos en la vía notarial. 

En cualquier caso, la vía judicial supone un procedimiento más largo y más costoso. Se trata de un procedimiento de jurisdicción voluntaria: A través de este, se notifica a los herederos que no aparezcan a heredar y se nombra un contador partidor. Una vez esté nombrada esta persona, se procederá a dividir la herencia como si fuera un perito judicial.  Por otro lado, los herederos que no han comparecido, no pueden oponerse al reparto. 

Así lo viene a señalar el artículo 1057.2 del Código Civil: “No habiendo testamento, contador-partidor en él designado o vacante el cargo, el Juez, a petición de herederos y legatarios que representen, al menos, el 50 por 100 del haber hereditario, y con citación de los demás interesados, si su domicilio fuere conocido, podrá nombrar un contador-partidor dativo, según las reglas que la Ley de Enjuiciamiento Civil establece para la designación de Peritos. La partición así realizada requerirá aprobación judicial, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios”.

¿Cuáles son las razones principales por las que los herederos no aparecen para aceptar la herencia?

 

  • No quieren saber nada de la herencia porque no tienen una buena relación con sus familiares o porque ya son mayores y no tienen ningún interés.
  • No aparecen porque temen que la herencia pueda tener deudas y deban hacerse cargo de ellas.
  • No aparecen porque no tienen conocimiento de que son herederos o porque se encuentran en otra ciudad o país y no tienen contacto con ningún familiar o amigo.

 

Lo que muchos no conoces: la genealogía sucesoria

 

En este último caso, existe una solución que muchos no conocen, y es la genealogía e investigación sucesoria, que es el estudio y seguimiento de la descendencia de una persona o familia, con el fin de realizar un llamamiento a la sucesión. Únicamente genealogistas especialistas en la búsqueda de herederos conocen de esta labor y logran ayudar a resolver la tramitación de herencias que en principio se encuentran bloqueadas por falta de un heredero. 

En Grupo Hereda, somos abogados especialistas en la tramitación de herencias, con más de 20 años de experiencia. Hemos visto muchos casos en los que un heredero no aparece para aceptar la herencia y ayudamos a nuestros clientes a solucionar el problema con éxito para que la tramitación no se quede bloqueada durante años.

Si te encuentras en alguna situación similar a las anteriores, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte. 

Contáctanos

 

Diferencia entre herederos y legatarios.

Diferencia entre herederos y legatarios.

Herederos vs. Legatarios

¿Cuál es la diferencia?

 

Heredero y legatario es una pregunta habitual de quienes desean conocer la diferencia ya que puede generar cierta confusión. Antes de pasar a discutir la diferencia entre herederos y legatarios, debemos saber quién es el heredero

El heredero es el beneficiario de una herencia designado por el fallecido, en caso de no haber testamento serán los únicos herederos legítimos (hijos, padres, viudo y otros colaterales que puedan acceder a la herencia), cuando solo exista un heredero, éste pasará a ser heredero universal.

¿Qué es un legado? ¿Es diferente a la herencia?

Según el artículo 668º del Código Civil, se entiende por legado toda disposición de la que puede valerse una persona fallecida para transferir (es decir, disponer) un bien o derecho específico a una o varias personas. La disposición suele hacerse en forma de acto testamentario (es decir, mediante un testamento), y sólo se completa cuando se ejecuta el testamento. Esto significa que si alguien muere sin haber hecho testamento, no habrá ningún legado hecho por él. Entonces, ¿Cuál es la diferencia entre legado y herencia?

El legado sólo puede ordenarse en un testamento y la persona que recibe el legado se llama legatario. El legatario no tiene la calidad de heredero.

El legatario debe ser nombrado en su testamento, pero los herederos no están obligados a recibir su herencia a través de un testamento. Los herederos legítimos deben ser respetados por los términos de su testamento, incluso si no son nombrados en él.

heredero vs legatario

¿Qué es mejor? ¿Ser heredero o legatario?

En realidad, no se trata de saber que es mejor entre herederos y legatarios. Depende de la situación de cada caso. Cada uno tiene sus beneficios y puntos débiles que dependiendo de cada situación son favorables o no. En un principio ser heredero es mejor porque estas protegido por la ley, siempre que no haya sido desheredado podrá obtener la legítima que corresponde, como desventaja se tiene que también se heredan las obligaciones del causante, algunas veces generando mas problemas que beneficios a la hora de heredar.

En cuanto al legatario éste no recibe las obligaciones del causante, librándose de los acreedores que éste pudiera tener.

De cualquier manera no es necesario elegir una u otra a la hora de hacer un testamento ya que una persona puede ser heredero y legatario a la vez, y renunciar a la herencia no tiene por que implicar renunciar también al legado.

 

CONTÁCTANOS

¿Te interesa saber más? ¿Has recibido una herencia?

Es importante acudir a un abogado especialista en herencias, para que nos guie y asesore sobre el proceso que debemos seguir y tengamos claro todos los puntos de la herencia a tener en cuenta, para que la aceptemos siendo conocedores de los beneficios y obligaciones que estamos recibiendo.

Nuestra herramienta en la búsqueda de herederos: el desconocido artículo 1006 del Código Civil

Nuestra herramienta en la búsqueda de herederos: el desconocido artículo 1006 del Código Civil

Los abogados expertos en genealogía sucesoria debemos conocer una gran variedad de herramientas que nos ayuden a llegar al final de cada caso de forma exitosa. Una herramienta que manejamos a la perfección y utilizamos frecuentemente es el artículo 1.006 del Código Civil que, concretamente, nos ayuda en la búsqueda de un heredero legítimo. Qué es y en qué consiste son algunas de las preguntas que intentaremos resolver en los siguientes párrafos

El desconocido artículo 1006 del Código Civil Español

El artículo 1006 del Código Civil, es un gran desconocido dentro del mundo de las sucesiones, inclusive para los propios abogados y notarios.

Se trata de un artículo que nos puede ayudar mucho, cuando las posibilidades de heredar o encontrar heredero se quedan reducidas o incluso son prácticamente nulas, debido a que el Derecho Sucesorio español limita la posibilidad de heredar hasta cuarto grado de consanguinidad. Y que es aplicable tanto si el causante otorgó testamento como si no lo hizo. El artículo reza así:

Por muerte del heredero sin aceptar ni repudiar la herencia pasará a los suyos el mismo derecho que él tenía.”

Lo que este enunciado quiere decirnos es que si se produce el fallecimiento de una persona, a la que llamaremos “causante principal”, y aquel que debe recibir la herencia, por ser heredero, fallece con posterioridad (por lo que le llamaremos “segundo causante”) y sin haber aceptado o repudiado la herencia, el o los herederos de este segundo causante ( llamados “transmitente/s”) podrán reclamar la herencia del causante principal y lo harían en nombre del segundo causante que no se manifestó acerca de la herencia del primero.

Requisitos para la aplicación del artículo 1006

Como hemos manifestado tiene que concurrir tres circunstancias o requisitos muy importantes para que el artículo pueda aplicarse, de acuerdo lo que él mismo enuncia:

  1. El segundo causante fallece después del causante primero
  2. El segundo causante no haya ni aceptado ni repudiado la herencia
  3. Aquel que vaya a reclamar la herencia del segundo causante sea heredero del mismo (no puede ser legatario).

Es importante destacar que no es necesario la existencia de lazos de consanguinidad, es decir, que si el causante segundo, deja como heredero a una persona ajena a la familia (en testamento), esta persona puede reclamar la herencia del causante primero en nombre del segundo, porque es heredero (no podría reclamarla si fuese legatario).

También hay que dejar muy claro un aspecto más y es que el Derecho Sucesorio no reconoce heredera/o al cónyuge, por lo que no podría reclamar como transmitente.

Ejemplo de un caso en el que se puede aplicar el artículo 1006

Para clarificar esto pondremos un ejemplo:

Juan (causante primero) fallece en 2012 y su heredero Santiago (segundo causante) fallece en 2013.

Santiago fallece sin haber aceptado ni repudiado la herencia de Juan. Santiago no tenía familiares ni cónyuge y tenía una gran amistad con Luisa, quien siempre le había acompañado y le cuidó hasta el último momento, por lo que decide investirla como heredera universal de su patrimonio.

Luisa (transmitente) al tener conocimiento de que Santiago no había reclamado la herencia de Juan, y al ser heredera de Santiago, puede reclamar la herencia de Juan, en nombre de Santiago, para sí misma.

En este caso se cumpliría todos los requisitos, ya que Santiago fallece con posterioridad a Juan, sin haberse manifestado sobre la herencia de Juan y además quien reclama en nombre de Santiago, es decir Luisa, es heredera de Santiago.

Como decimos el artículo 1006 nos da nuevas posibilidades para poder heredar, y además hay que destacar que a raíz de la  introducción de la Ley 15/2015 de Jurisdicción Voluntaria, el procedimiento de testamentaria se podría realizar ante Notario, sin necesidad de acudir a la vía judicial, más costosa y lenta.

A pesar de haberte dado algo muy útil de cara una futura herencia que puedes reclamar, siempre te recomendamos que consultes a unos profesionales para asegurarte de la viabilidad de todo el proceso, ya que no siempre es una tarea fácil comprobar todo esto. En Grupo Hereda somos los mayores expertos en búsqueda de herederos y tramitación de herencias. Muchos son los casos que nos avalan, por eso queremos ayudarte, acercándote el Derecho Sucesorio (como el artículo 1006), pero también nuestros servicios. La primera consulta que nos realices es completamente gratuita.

Contáctanos