Halloween Tenebroso

Halloween Tenebroso

 HALLOWEEN

¿Cuántas veces has escuchado o leído ya esta frases? «Halloween es una fiesta cristiana occidental, que tiene sus raíces en las tradiciones paganas celtas». ¿Cuatrocientas? ¿Mil? No importa. En cualquier caso, esta frase está muy extendida. ¿Es realmente así? ¿Es Halloween realmente un culto pagano? Vamos a aclarar esta cuestión y a ver la historia de Halloween.

Los orígenes de Halloween

Los orígenes de Halloween se remontan a hace más de 3.000 años y son de origen pagano. En la víspera de Samhain (que en realidad se conoce como Halloween), los espíritus, incluidas las hadas y los demonios, caminaban por la tierra en lo que viajaban al inframundo. Esta fiesta daba la bienvenida a las noches que se vuelven mas frias y largas.

Muchos creían que los fantasmas, las brujas y los engendros caminaban por la tierra para causar estragos. Para protegerse de estas criaturas, los humanos usaban máscaras y disfraces. Los trajes que llevaban estaban hechos de pieles de animales, hojas, madera o paja para mantener al portador a salvo de estos espíritus. El primer uso de las máscaras fue para alejar a los espíritus malignos. También se celebraban fiestas en las tumbas de los antepasados.

Cuando llegó la invasión romana a tierras Celtas, se combinaron con las propias festividades y se trató de suplantar esta fiesta pagana con la celebración de todos los santos el 1 de Noviembre.

Actualmente es común ver a los niños disfrazados pidiendo dulces de casa en casa o a los mayores haciendo fiestas y concursando por el mejor disfraz, pero también hay historias tenebrosas que llegan a Grupo Hereda que a continuación vamos a contar una de las más famosas.

HALLOWEEN MOMIFICADO

Alberto Rodríguez fue un pintor que vivió en Lille, Francia. En 1996, murió en su apartamento y no fue hasta Octubre del 2012 que su cuerpo momificado fue descubierto 16 años después donde su casa se había convertido en una tumba a la espera de darle un descanso digno.

Alberto falleció sin dejar testamento y al no tener hijos ni parientes conocidos en el momento de su muerte hicieron que la tarea de localizar a un familiar iniciara una investigación para dar con los herederos.

En la investigación se comenzó por localizar la procedencia de Alberto; era de Santander y en 1942 salió de España huyendo de la dictadura, ganándose la vida como pintor.

Alberto tenía una compañera con la que nunca se llegó a casar pero que le nombró como heredero universal de todos sus bienes. Cuando la mujer falleció, Alberto heredó varios inmuebles incluido un edificio de 1880 en una de las zonas más cotizadas de Lille, valorado en unos 350.000 francos.

Diez años después la momia de lille como fué llamada por la prensa en su momento, sigue causando inquietudes y en el edificio donde fue encontrado algunas historias. Este caso concluye gracias a la investigación de Grupo Hereda que consiguió localizar a los sobrinos de Alberto, que ni siquiera sabían de la existencia de su tío.

Gracias a la prueba de ADN se pudieron confirmar que los sobrinos son los legítimos herederos y esto permitió firmar su certificado de defunción.

El heredero siempre hereda en Grupo Hereda.