El pago del Impuesto de Sucesiones en Francia

El pago del Impuesto de Sucesiones en Francia

Está claro que una de las grandes dudas que nos suelen surgir respecto al pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, es todo aquello relacionado con la legislación a aplicar cuando la herencia posee elementos internacionales. Si soy heredero residente en España y tengo bienes en herencia en Francia, o viceversa, ¿he de pagar el impuesto de sucesiones en Francia o en España?

Pues bien, se trata del gran dilema de la doble imposición al que se ha intentado dar solución en los últimos años y del cual hemos hablado en otras ocasiones. Si quieres informarte sobre la tramitación de una herencia internacional, vuelve a leer nuestro post acerca de los aspectos que hay que tener en cuenta al heredar del extranjero

Hoy, hablaremos del caso específico de las herencias en Francia y, especialmente, de lo referente al pago del impuesto, pues existe un convenio con España desde 1995 que regula dicha materia.

 

CONTENIDO

 

  1. La herencia en Francia: peculiaridades respecto a España
  2. ¿Cuál es el convenio respecto al Impuesto de Sucesiones entre Francia y España?
  3. ¿Cómo liquido el Impuesto de Sucesiones en Francia y España?

 

La herencia en Francia: peculiaridades respecto a España

Como comentábamos, más en profundidad, en el post sobre el reparto de la herencia  en Francia, existen muchas peculiaridades que hay que tener en cuenta a la hora de tramitar una herencia en la que se ven implicados dos o más países, pues existen diferencias en cada legislación y lo que se considera válido en España, no tiene por qué aceptarse como tal una vez que el heredero, o los bienes a heredar, están al otro lado de la frontera.

Es recomendable acudir siempre a abogados de herencias, sobre todo aquellos especializados en herencias internacionales que nos puedan ayudar en todas las fases de la tramitación, para evitar pagar más de lo necesario y recibir con todas las garantías lo que por derecho nos pertenece como herederos, sin que la distancia, tanto física como legal o cultural, sea un impedimento en todo ello.

 

¿Cuál es el convenio respecto al Impuesto de Sucesiones entre Francia y España?

 

El Convenio entre Francia y España se adelanta a la medida tomada recientemente por la Unión europea, con el objetivo de prevenir fraudes o evasiones fiscales en lo referente al patrimonio y la renta, pero también para establecer normas de asistencia administrativa recíproca en materia de impuestos sobre la renta e impuestos sobre las herencias y evitar los problemas de la doble disposición.

Está publicado en el Boletín Oficial del Estado del 7 de enero de 1964, y se aplica a las personas tanto residentes en España como en Francia, así sean personas físicas como jurídicas. Se considera residente a toda persona que, en virtud de la legislación de dicho Estado, tenga allí su domicilio, su residencia, su estatuto jurídico, su sede de dirección o cualquier otro criterio similar.

En lo que respecta a las transmisiones por herencia, los aspectos más destacados se resumen en los siguientes puntos del instrumento de ratificación del Convenio:

Según el artículo 31 del convenio, los bienes dejados por el causante, sean materiales o inmateriales, siendo este residente en Francia o España en el momento de su fallecimiento, y siendo estos bienes invertidos en una empresa, se someten al impuesto sobre las herencias bajo las siguientes condiciones:

  • Si la empresa tiene un establecimiento permanente sólo y únicamente en uno de los dos países, los bienes sólo gravan en ese estado, aunque realice actividades comerciales en el otro país.
  • Si la empresa tiene establecimiento permanente en ambos países, los bienes tendrán que tributar por ambos impuestos, pero sólo tributarán los bienes en España, por el tributo de España, y los situados en Francia, por el del Estado francés.

Con “establecimiento permanente”, la ley se refiere a aquellos negocios que tengan instalación física, cualquier inmueble explotado con arreglo a su objeto social como empresa.

Esto no aplicará a las inversiones hechas por el causante que sean valores mobiliarios (acciones, obligaciones, u otros títulos), participaciones sociales en las sociedades de capitales (S.L., S.A., entre otras) o en forma de comandita en las sociedades en comandita simple.

Los bienes muebles corporales o incorporales que dependan de instalaciones permanentes y estén afectadas al ejercicio de una profesión liberal en uno de los dos Estados contratantes, sólo se someterán al Impuesto sobre Herencias en el Estado en que se encuentren dichas instalaciones (art.32).

Los bienes muebles corporales, incluido el mobiliario, la ropa, el ajuar doméstico y los objetos y colecciones de arte distintos de los muebles a los que se refieren los artículos 31 y 32, se someten al Impuesto sobre Herencias en el lugar en que estén efectivamente en la fecha de la muerte del causante.

No obstante, los barcos, las aeronaves, los automóviles y demás vehículos de motor se gravarán en el Estado en el que se hayan matriculado.

Según el artículo 34, los bienes incorporales de la herencia a los que no sean aplicables los artículos 31 y 32 sólo se someterán a los impuestos sobre herencias en el Estado en el que el causante fuera residente en el momento de su muerte.

Los valores mobiliarios y los demás créditos se consideran bienes incorporales. Las patentes, marcas de fábrica y los derechos de la propiedad intelectual se gravan en el Estado contratante en que se han inscrito. Si se hubieran inscrito en los dos Estados contratantes, el Estado en el que el causante no tuviera su domicilio exigirá el impuesto sobre el valor de los derechos que se deriven de la inscripción realizada en su territorio.

¿Cómo liquido el Impuesto de Sucesiones en Francia y España?

No obstante, a pesar de lo establecido en este Convenio, cada Estado conserva el derecho de calcular el impuesto sobre los bienes hereditarios que le corresponde gravar exclusivamente, según el tipo que habría de aplicarse si se considerase el conjunto de los bienes sometidos a tributación por su legislación interna.

La finalidad de este Convenio es evitar la doble imposición que puede producirse al fallecimiento de una persona residente en uno de los dos Estados, por la simultaneidad de los impuestos españoles y franceses sobre las herencias. Sin embargo, la aplicación de uno u otro impuesto dependerá de cada caso, y especialmente de lo establecido a partir de 2015 por el Reglamento Europeo 650/2012 de Sucesiones Internacionales.

Por todo ello, la mejor forma de liquidar el impuesto y no volverse loco con la complejidad de la legislación en esta materia, lograremos ahorrarnos mucho tiempo, dinero y esfuerzo, si la tramitación la dejamos en manos de abogados especialistas en herencias internacionales, quienes conocen la ley y los medios óptimos para conseguir el traspaso de una herencia a los sucesores sin trabas burocráticas u otros múltiples conflictos propios de estos procesos.

Si necesitas tramitar una herencia y ésta se encuentra en el extranjero, o tú mismo resides fuera de España, en Grupo Hereda podremos ayudarte y asesorarte sin que tengas que pagar nada de tu propio bolsillo. No dudes en contactarnos al 915 48 75 50, rellenando el formulario de la página web, o a través de nuestras redes sociales. No renuncies a tu herencia, ¡te esperamos!

 

 

 

¿Cómo se reparte la herencia en Francia?

¿Cómo se reparte la herencia en Francia?

Hace unos días hablábamos de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de tramitar una herencia en Francia (lee el post aquí). Como veíamos entonces, hay ciertas diferencias relevantes entre el Derecho de Sucesiones en Francia y la legislación de nuestro país, empezando por la legítima.

Pues bien, en este post, explicamos con más detalle cómo se reparte la herencia en Francia, tanto aquellos casos en los que cuenta con testamento, como aquellos en los que la sucesión es intestada.

Las diferencias en la legislación entre países suelen ser varias, especialmente en materia de Sucesiones. Es recomendable, por tanto, acudir siempre a abogados especialistas en herencias internacionales que nos puedan ayudar en todas las fases de la tramitación, para evitar pagar más de lo necesario y recibir con todas las garantías lo que por derecho nos pertenece como herederos, sin que la distancia, tanto física como legal o cultural, sea un impedimento en todo ello.

 

CONTENIDO

  1. El testamento en Francia, ¿Qué tipos existen?
  2. El pacto sucesorio, una ventaja francesa frente a la ley española
  3. ¿Cómo se reparte la herencia intestada en Francia?
  4. ¿Cómo simplificar los trámites con una herencia en Francia?

 

 

El testamento en Francia: ¿Qué tipos existen?

Los tipos de testamento recogidos en el Derecho de Sucesiones francés difieren respecto de los tipos de testamento que se pueden otorgar según nuestro Código Civil (vuelve a leer nuestro post sobre tipos de testamento en España), así como los requisitos para que sean válidos. En Francia hay recogidos cuatro tipos:

 

  • Testamento Ológrafo: al igual que en nuestro país, debe estar íntegramente redactado, fechado y firmado con la caligrafía del testador.
  • Testamento Auténtico: debe ser certificado por dos notarios, o por un notario y dos testigos. Es el testador quien lo dicta, y el documento se le será leído por el notario de vuelta para asegurar la voluntad del causante, quien lo firmará en presencia del notario y testigos.
  • Testamento Místico: este tipo de testamento puede estar escrito tanto a máquina como a mano, por el testador u otra persona autorizada. Debe ser en todo caso firmado por el testador, quien debe presentarse en un sobre cerrado y sellado ante un notario y dos testigos.
  • Testamento Internacional: debe ser presentado ante notario y dos testigos por parte del testador. Después, debe adjuntarse a un certificado extendido por el notario (Convenio de Washington de 26 de octubre de 1973).

 

Hay que tener en cuenta también que cualquiera de estos tipos de testamento puede ser revocado por el testador en cualquier momento.

 

El pacto sucesorio, una ventaja francesa frente a la ley española

Hay un aspecto curioso a tener en cuenta si somos sucesores de una herencia en Francia, pues es relativo al cumplimiento de lo dispuesto en el testamento y se denomina “pacto sucesorio”.

Desde enero de 2007, Francia incluye en su materia de sucesiones la opción de incluir un pacto sucesorio o pacto sobre sucesión futura, según el cual el heredero “forzoso” podría renunciar por anticipado a una herencia, total o parcialmente, para poder traspasarse esta en virtud de otras personas, con independencia de que éstas últimas sean herederos.

Sería el caso, por ejemplo, de un hijo que se entera en España de que su padre le ha dejado en herencia un piso en Francia, pero sabe que su sobrina vive allí desde hace años y prefiere dejárselo a ella para que pueda disfrutarlo. Para hacer válido el pacto, renunciaría por anticipado y mediante escritura pública a esa parte de la herencia, siendo recibida por dos notarios y dejando designados expresamente a los beneficiarios de ese patrimonio, es decir, su sobrina.

En España esta modalidad está prohibida en nuestro Código Civil, por su contrariedad al principio fundamental en Derecho de Sucesiones de la libre revocabilidad de la voluntad testamentaria (art. 737 CC).

 

Los legitimarios tienen derecho a hacer valer su legítima, pudiendo recurrir a la “acción de reducción”: en caso de que una donación en vida perjudique su legítima, podrá reducirse a la parte de libre disposición. Hay un plazo de 5 años para reclamar desde el momento en el que se abre el proceso de tramitación de la herencia, y de 2 años desde que se descubre la situación de desventaja. En este caso, si se tiene derecho a renunciar por anticipado a ejercer la acción de reducción, siempre que se haga mediante escritura pública, ante dos notarios, y esté firmada por cada heredero en su presencia. Se debe indicar expresamente cuáles van a ser las implicaciones jurídicas de la acción en el futuro para cada heredero que esté renunciando.

¿Cómo se reparte la herencia francesa ab intestato?

Es importante conocer la legislación de cada país en materia de sucesiones, especialmente en los casos en los que no se ha dejado testamento con la herencia, pues el modo reparto puede variar en gran medida de un país a otro. Así como el reparto para herencias ab intestato en España es éste.

 

En el Derecho francés, sin embargo, la sucesión forzosa se regula de la siguiente manera:

  • En el caso de que el fallecido hubiera dejado hijos (descendientes), la masa hereditaria se reparte entre éstos a partes iguales (art. 734 y 735 del CC francés).

 

  • Si no tuviera hijos, los llamados a heredar son los padres del difunto (ascendientes), hermanos, y sobrinos (art. 738 CC francés).
  • Si no tuviera hermanos ni sobrinos, la masa hereditaria se reparte a la mitad entre el padre y la madre (art. 736 CC francés).

 

  • Si los padres del causante ya hubieran fallecido, heredan los hermanos y sobrinos del causante, excluyéndose los demás parientes, ascendientes y colaterales (art. 737 CC francés).

¿Qué hereda el cónyuge?

En todo este reparto es común preguntarse qué puede heredar el cónyuge, pues dependiendo del país estará más o menos protegido en la herencia. En el caso de Francia, antes de liquidar y tramitar la herencia, es indispensable liquidar primero el régimen de bienes establecido en el matrimonio. Una vez hecho esto, se reparte de la manera siguiente:

 

  • En caso de que el fallecido tuviera hijos, el cónyuge tiene derecho de opción, es decir, podrá elegir entre dos opciones: o bien tiene derecho de usufructo de la totalidad de los bienes, o bien elige tener la propiedad de una cuarta parte de la masa hereditaria, tanto si los hijos son de ambos o no sean fruto de ese matrimonio (art. 757 CC francés).
  • En caso de que no hubiera hijos, pero los padres del fallecido siguieran vivos, recibe cada uno una cuarta parte y la otra mitad restante se reserva para el cónyuge. Si uno de los padres fallece, su parte también correspondería al cónyuge (art. 757 CC francés).
  • Si no hubiera descendientes ni ascendientes, el cónyuge se lleva el 100% de la herencia. Sin embargo, como excepción, y en el caso de que el fallecido tuviera hermanos y/o sobrinos, reciben la mitad únicamente de los bienes en especie de la herencia que el difunto hubiera recibido por herencia o donación de sus ascendientes (es lo que se conoce como “derecho de retorno”), según el artículo 757-3 del Código Civil francés.

 

¿Cómo simplificar los trámites con una herencia en Francia?

Desde la reforma del Derecho de Sucesiones en Francia (ley 728/2006) en junio de 2006, y primera desde 1804, ha habido una notable simplificación de los trámites en lo referente a la tramitación de herencias en Francia. Las principales modificaciones claves se encuentran en el mandato post mortem y la indivisión sucesoria.

El mandato post-mortem permite designar en vida a un mandatario para que administre y gestione el patrimonio una vez que se abra el proceso de tramitación de la herencia, y sólo es válido si se entrega mediante escritura pública. Se trata de un avance muy favorable, por ejemplo, para los casos en los que existe una empresa familiar y se desea continuar con ese legado. El mandatario tiene la obligación de rendir cuentas a los herederos cada año hasta el momento en el que esté determinado el fin de su responsabilidad como mandatario.

Con la indivisión sucesoria, termina la obligación de tener un acuerdo de unanimidad entre copropietarios en la gestión de bienes que no se pueden dividir. Ahora, cada copropietario puede tomar una decisión de forma individual, y su capacidad de administración del bien dependerá de la participación en el bien que  tenga como titular. Algunas acciones, como la venta de un inmueble, seguirán manteniendo la norma de unanimidad. Esta reforma también hace posible una partición amistosa en el supuesto de que un heredero se posicione contrariamente a la decisión o se encuentre ausente.

Sin embargo, hay que reconocer que, a pesar de estas modificaciones favorables, junto con otras mencionadas como es el pacto sucesorio, la ley sigue contando con una complejidad considerable, y lo más recomendable siempre será acudir a abogados especialistas en tramitación de herencias internacionales.

Desde Grupo Hereda, con más de 20 años de experiencia en tramitación de herencias internacionales y genealogía, nos encargamos de todos los trámites de la herencia sin necesidad de que tengas que pagar nada por adelantado, independientemente del país donde se encuentren los bienes. Si tienes cualquier duda al respecto, no dudes en contactar con nosotros y te asesoramos siempre gratis. ¡Te esperamos!

Herencia en Francia: 6 cuestiones clave

Herencia en Francia: 6 cuestiones clave

¿Tienes una herencia en Francia y no sabes cómo proceder? A continuación te ofrecemos una serie de respuestas a las preguntas más comunes que pueden surgir a cualquier heredero de un patrimonio transfronterizo, más concretamente en lo relativo al territorio francés.

Se trataría, por ejemplo, del caso de un español que descubre que es heredero de un patrimonio situado en Francia que le ha dejado su abuelo. ¿Qué debe tener en cuenta antes de comenzar con la tramitación?

 

CONTENIDO

  1. ¿Qué ley se aplica en una sucesión en Francia?
  2. ¿Quién interviene en la sucesión?
  3. ¿A quién se reserva la legítima en Francia?
  4. Plazos para aceptar o rechazar una herencia en Francia
  5. ¿Cuándo es válido el testamento en Francia?
  6. Tramitar una herencia en Francia: ¿Cómo puede ayudarte Grupo Hereda?

¿Qué ley se aplica en una sucesión en Francia?

Tal y como explicamos en el post sobre herencias en el extranjero, desde agosto de 2015 la ley que se aplica a la sucesión cuando se trata de una tramitación internacional, es la del país de residencia habitual del causante en el momento de su fallecimiento. Así ocurre, por tanto, con las herencias en Francia si el causante tenía en ese país su residencia. También, en derecho francés y en el caso de los bienes sean bienes inmuebles, sobre estos se aplicará la ley del lugar donde estén situados.

Se trata de un punto muy importante a tener en cuenta, pues la ley a aplicar determinará un aspecto que suele ser controvertido en la tramitación: tanto el procedimiento a seguir, como el pago del impuesto de sucesiones variarán en función de la ley con la que se tramite la sucesión (consulta el pago del impuesto en Francia aquí). En estos casos, siempre es importante asesorarse con abogados especialistas en herencias internacionales que puedan guiarnos y asesorarnos en el proceso de tramitación de la herencia para evitar conflictos fiscales, entre herederos, o simplemente para recibir sin problema alguno lo que por derecho nos pertenece.

 

¿Quién interviene en la sucesión?

Para las herencias en Francia, así como en España, es obligatorio que el notario intervenga en la sucesión. Sin embargo, en Francia sólo es necesario cuando hay bienes inmuebles de por medio, aunque recomendamos acudir siempre a un notario para asegurar la legalidad de los trámites. En algunos casos se recomienda que el notario sea francés.

Su función es expedir el acta notarial y certificados inmobiliarios de transmisión del patrimonio, asegurar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, así como declarar a los herederos cuando no hay testamento.

Si se diera el caso de litigio, es el tribunal de primera instancia del lugar donde se abre la sucesión el que tiene la competencia exclusiva.

 

¿A quién se reserva la legítima en Francia?

En relación a la legítima sí se observan ciertas diferencias sustanciales respecto a España. El derecho francés asegura la legítima únicamente a los descendientes (hijos, nietos) y al cónyuge viudo en caso de no haber descendientes. Es decir, ni los ascendientes ni los colaterales tienen derecho a la legítima.  

En el caso de los hijos, si se trata de un hijo único, su legítima será igual  a la mitad de la masa hereditaria. Si hay dos hijos, esta proporción será de dos tercios, y si hay tres o más, tres cuartos.

Para el cónyuge viudo, la legítima se corresponderá con una cuarta parte de la masa hereditaria, y sólo tendrá derecho a ésta si no existen hijos.

No es posible renunciar a la legítima a menos que se renuncie a la herencia completa, y no puede nunca exceder las tres cuartas partes de la masa hereditaria.

Francia, París, herencia en Francia

Plazos para aceptar o rechazar una herencia en Francia

Para el derecho francés, el heredero queda constituído en el momento en el que fallece el  testador, y tiene diez años para optar a la herencia desde entonces (anteriormente disponía de treinta años). Para aceptar la herencia, puede hacerlo de forma expresa o tácita, haciéndose responsable en todo caso del patrimonio del causante, incluidas las deudas que hubiera dejado.

Así como mencionamos en el caso de España, puede evitar responder de las deudas con su patrimonio personal si recurre a la aceptación únicamente del activo neto de la herencia (lo que aquí denominamos herencia a beneficio de inventario). Deberá declararlo ante el tribunal competente en el lugar donde haya sido abierto el proceso de sucesión.

Por otro lado, si el heredero renuncia a la herencia no tendrá ningún tipo de responsabilidad sobre ésta. Sin embargo, si no hay renuncia expresa y pasado un plazo de 4 meses desde el fallecimiento del causante, se le llamará a suceder y únicamente tendrá 2 meses para pronunciarse. Si pasa este plazo, se asumirá que ha aceptado la sucesión.

Hay que destacar que se ha introducido una nueva disposición que permite a los herederos solicitar una conservación temporal de la herencia sin que esto suponga una aceptación tácita de la sucesión.

 

¿Cuándo es válido el testamento en Francia?

Una de las dudas más comunes en el momento de tramitar una herencia internacional es la validez del testamento: ¿Puede tramitarse con un testamento otorgado en España? ¿Hay que otorgarlo en Francia?

Cuando hablamos de una sucesión transfronteriza, el testamento será válido siempre y cuando cumpla con todos los requisitos legales del país donde haya sido otorgado. En el caso concreto de otorgamiento en Francia, los requisitos generales son los siguientes:

  • El testador debe estar en pleno uno de sus facultades mentales y ser capaz
  • No podrán  testar los menores de 16 años, ni los mayores de edad tutelados, sin perjudicar lo dispuesto en el artículo 901 del Código civil de francés.

Además, hay que tener en cuenta los requisitos particulares de tipo de testamento con el que nos encontremos, pues los tipos de testamentos difieren de un país a otro.

Por otro lado, los testamentos públicos se tienen que inscribir obligatoriamente en el Archivo Central de Disposiciones de Última Voluntad (FCDDV, siglas en francés). Esta suele ser una función realizada por el notario, encargado por el testador.

Podemos asegurarnos de que el testamento esté correctamente inscrito, en este caso en Francia, accediendo al Archivo, ya que es un registro público, pudiendo ser consultado por el notario bajo petición de heredero o legatario y presentando un certificado de defunción del causante. Puede consultarse también en línea.

Como vemos, son trámites internacionales difíciles por la distancia, por lo que la ayuda de abogados con experiencia internacional será lo más recomendable.

 

Tramitar una herencia en Francia: ¿Cómo puede ayudarte Grupo Hereda?

Llevar un proceso de tramitación de una sucesión que incluye bienes extranjeros puede resultar complicado, especialmente si se trata de bienes inmuebles. Como hemos visto, las herencias en francia cuentan con aspectos que no están recogidos por el Código Civil español, además de las gestiones que se tiene que realizar en el extranjero, lo que puede suponer unos costes enormes.

Es importante recurrir a abogados especializados en herencias internacionales que nos aseguren el cumplimiento de nuestros derechos como herederos sin que el factor internacional sea un impedimento.

En Grupo Hereda, como expertos en herencias internacionales, contamos con todas las garantías para poder tramitar tu herencia en Francia con la mayor diligencia y, lo mejor de todo, es que tramitamos la herencia sin que suponga ningún desembolso económico, ya que adelantamos todos los gastos de la herencia internacional, y sólo cobraremos cuando tú hayas cobrado tu herencia. Creemos en herencias justas, que el dinero no sea un límite para recibir lo que por derecho te corresponde.

Si tienes alguna herencia en Francia o en cualquier otro país extranjero, cuéntanos tu caso y resolveremos tus dudas de forma gratuita siempre. Y recuerda: tramitamos tu herencia sin costes por adelantado. ¡Te esperamos!