herencia y mascotas

Las mascotas son compañeros de vida que en todo momento te acompañan, te dan cariño y terminan volviéndose un miembro más de la familia. Entonces sí son tan importantes en nuestra vida y al final de ella están a nuestro lado surge la gran pregunta ¿puedo dejar mi herencia, o al menos una parte de ella a mi mascota? 

Tristemente la respuesta es NO. 

En España no incluyen a los animales como beneficiarios de una herencia, ya sea completa o solo una parte. Sin embargo sí existe la posibilidad de que puedas garantizar su cuidado después de que no estés, dejando encomendado a otras personas para hacerse responsable.

A través del testamento, se puede elegir al heredero a quien corresponderá la mascota o a través de un legatario, pero si además queremos asegurar que el nuevo propietario se haga cargo de la mascota hasta su muerte en lugar de deshacerse de ella, tendremos que tomar otras medidas, ya que de ser así los organismos administrativos competentes podrán cederlo a terceros para su cuidado y protección.

¿Puedo dejar a mi mascota como parte de la herencia?

Actualmente, en Europa, los animales se consideran seres sintientes y están protegidos por la ley. Sin embargo, jurídicamente se consideran bienes, como los inmuebles, las joyas u otras propiedades. Esto significa que puedes dejar a tu perro o gato en un testamento igual que dejarías tu casa, tu coche o tus joyas. Al optar por dejar a tu mascota como parte de la herencia es importante que se deje expresamente señalada la persona que adquirirá la propiedad de la mascota y se considerará como un bien más de la herencia.

Es posible dejar una herencia a su mascota, pero es importante tener en cuenta las implicaciones legales.

En cualquier caso, quien herede el animal no debe olvidar que el abandono constituye un delito según el artículo 337 bis del código penal, que establece que quien abandone un animal será castigado con pena o multa de uno a seis meses, así mismo el juez podrá imponer la pena de inhabilitación especial de tres meses a un año para el ejercicio de la profesión u oficio que esté relacionado con los animales.

ADOPCIÓN

Una tercera opción es dar a tu mascota en adopción, de ésta manera te aseguras que la persona que vaya a recibir a tu mascota sea la adecuada para darle los cuidados y la protección que necesita. En ésta opción se aconseja dejar un contrato de adopción firmado con alguna persona de total confianza, para que cuando fallezcas tu mascota tenga asegurado su siguiente hogar.

“Hasta que no hayas amado a un animal, parte de tu alma estará dormida”.

Anatole France.

¿Te gusta nuestro contenido?

Síguenos en nuestras redes sociales y no te pierdas de nuestras publicaciones.

Compartir