Distribución de una herencia sin testamento

Distribución de una herencia sin testamento

Cuando una persona fallece, son miles de dudas las que nos surgen al momento de tramitar la herencia y aún más cuando no se ha otorgado testamento. 

En primer lugar, nos encontramos con la duda de cómo se hereda si no hay testamento, quiénes tienen derecho a heredar y qué pasos debemos seguir para realizar todas las gestiones. Lo cierto, es que en España, por Ley existe un orden de llamamiento para las herencias sin testamento que determinan quiénes son los herederos cuando no se ha dejado por escrito la repartición de los bienes.

¿Cómo se puede repartir una herencia sin testamento?

Existen tres fundamentos distintos: parentesco, ya sea consanguinidad-adopción, matrimonio o nacionalidad, es decir, el Estado.

Son llamados a la herencia de forma sucesiva, así que mientras exista un solo miembro del grupo anterior no puede pasarse al siguiente grupo. Esto ayuda a establecer un criterio de preferencia dentro de cada orden, de forma que el pariente más cercano a la persona fallecida tenga prioridad a heredar. Sin embargo, dentro de estos tres fundamentos principales existen líneas de prioridad:

1º Descendientes: hijos y/o nietos

2º Ascendientes: padres y/o abuelos

3º Cónyuge viudo

4º Colaterales: hermanos e hijos de hermanos, primos

Una vez determinado la “línea de prioridad” para la repartición, se debe analizar la distribución de la misma, dependiendo de la situación que exista con los herederos forzosos, es decir, si existen abuelos, hermanos o no y si algún pariente ha premuerto.

Entonces ¿Cómo se distribuye una herencia?

Existen 3 tipos de distribución de herencias según las distintas líneas de herederos, es decir, dependiendo de la situación con los descendientes, ascendientes o colaterales.

 

  • POR CABEZAS:

Se reparte la herencia en tantas partes como personas estén llamadas a heredar. Los parientes de igual grado heredan a partes iguales. Se da cuando los herederos suceden “directamente” a la persona fallecida.

 

  • POR ESTIRPES:

Se da la sucesión por estirpes cuando uno de los herederos ha premuerto o muerto posteriormente sin haber aceptado la herencia y, en consecuencia, heredan los sucesores de aquel, p.e: de abuelos a nietos, habiendo premuerto el padre de éstos.

“Por muerte del heredero sin aceptar ni repudiar la herencia pasará a los suyos el mismo derecho que él tenía.”  Te compartimos un artículo que explica más sobre este tema.

 

La mejor manera de entender estos conceptos es mediante un ejemplo:

Fallece una persona, habiendo redactado testamento, donde a su muerte heredarán por partes iguales sus tres hijos A, B, y C. Desgraciadamente, cinco días después, sin haber resuelto la división de la herencia de su padre, valorada en 1.000.000 €, fallece el hijo C, dejando éste a su vez cuatro hijos, 1, 2, 3 y 4.

La herencia, en todo caso, se divide en tres partes de 333.333 € cada uno de los hijos. Les corresponde dicha parte por cabeza.

Ahora bien, contamos que el hijo C ha fallecido sin haber aceptado la herencia. En consecuencia, y según el Código Civil, por derecho de representación (esto es, sucederle en todos los derechos y obligaciones que hubiera tenido el heredero si viviera o hubiera podido heredar) , sucederán a este sus hijos 1, 2, 3 y 4.

Conforme a este derecho de representación, heredarán lo que le hubiese correspondido a su padre, es decir, 333.333 €, cantidad que tendrán que repartirse entre los cuatro. Por tanto, a cada uno de estos hijos (nietos del causante), le corresponderá la cantidad de 83.333,25 €. Esta es la llamada sucesión por estirpes.

  • POR LÍNEAS:

En este caso, la división de la herencia es en dos partes, una para los parientes de la línea paterna y otra para la línea materna. Dentro de cada línea, la división es por cabeza, es decir a partes iguales.

Como podemos ver, a veces, el orden de llamamiento que establece el Código Civil, puede ser un poco confuso o enrevesado para alguien que carece de conocimientos en la materia, por ello, recomendamos asesorarse con abogados especialistas en herencias quienes tienen bastante claro los modos de suceder y la distribución de las herencias. Además que, analizarán el grado a heredar según el caso en particular. 

Cada herencia es un mundo, y puede variar por la cantidad de herederos que tienen derecho/interés legítimo sobre la herencia y el grado de parentesco, o por si existe un heredero que fallece a los días (con posterioridad al causante) y no había aceptado la herencia o si algún heredero “no aparece” para aceptarla porque no tenía casi relación con el causante.

Son muchos problemas y/o dudas que solemos encontrarnos al momento de empezar con la tramitación de una herencia. En Como afecta en las herencias si se adquiere la nacionalidad española, contamos con abogados especialistas en herencias con o sin testamento que pueden analizar tu caso sin coste y sin compromiso. Pueden asesorarte sobre el orden de heredar y la distribución al momento de repartir la herencia.

reparto herencia sin testamento
Tercio de la libre disposición de una herencia

Tercio de la libre disposición de una herencia

¿Cómo se reparte una herencia?

Toda persona que vaya a otorgar testamento debe tener claro las partes que componen una herencia y cómo pueden o deben repartir los bienes entre los herederos. En España, la Ley (art. 806 C.C.) establece que existe una porción de bienes que el testador no puede disponer por haberla reservado a determinados herederos, llamado “herederos forzosos”. Estos son los hijos y descendientes, a falta de estos, padres y ascendientes, y cónyuge según establece el Código Civil.

En la tramitación de herencias, siempre debemos tener en cuenta que la repartición es en base a tres tercios: la legítima, la mejora y la libre disposición. Cada una tiene una función y características especiales que afectan o no a los herederos. 

La normativa se establece en el Código Civil; sin embargo, existen muchas variaciones según el caso y la Comunidad Autónoma de residencia tanto de los herederos como del fallecido. Pero vamos por partes, explicaremos primero lo más simple:

 

¿Qué es la libre disposición y cómo se debe repartir?

Es ese “tercio” en el que se puede dar la posibilidad a una persona que no sea heredero forzoso a heredar, es decir, nombrar a herederos con los que no se tenga un parentesco. Esa parte se puede distribuir como se desee, ya sea nombrando a una heredero universal que herede toda la “porción” o dividirlo entre varias personas.

El tercio de libre disposición es el que tiene más flexibilidad, porque se lo puedes dejar a quien quieras sin ninguna limitación. Y en segundo lugar, en la distribución de cantidades sobre ese tercio también puedes definirlo en el momento de otorgar testamento, a diferencia del “tercio de la legítima” que tiene que ser a los herederos forzosos. 

Puede recibirlo cualquier persona (no es necesario que haya un parentesco o vinculación) si el testador ha hecho referencia expresa en el testamento. En el supuesto caso de que la persona fallecida no haya dejado a nadie el tercio de libre disposición, este se repartirá entre los herederos forzosos.

Seguramente te estarás preguntando, qué pasa con el resto de partes del testamento:

 

¿En qué consisten los otros dos tercios?

Por un lado tenemos la famosa parte legítima. Esta es la que le corresponde o la reservada a los herederos forzosos. En alguna ocasión en otros artículos hemos destacada cuál es el orden de llamamiento en estos casos:

1º. Descendientes

2º. Ascendientes

3º. Cónyuge

Por otro lado, la mejora, es el tercio de la herencia que el causante puede utilizar para favorecer a uno o varios de los herederos forzosos. Se trataría de una ampliación de la legítima y se suele decir que los descendientes no disponen de un tercio de la herencia, sino de dos tercios (⅔) – legítima y mejora.

Antiguamente nuestra legislación sólo se contemplaba que pudieran heredar los hijos e hijas naturales del causante; sin embargo, el Código Civil fue reformado y actualmente también pueden heredar los hijos de vínculo sencillo, hijos adoptivos e incluso descendientes (los nietos pueden ser mejorados por sus abuelos incluso si sus padres están vivos. En este caso, los padres heredarán la legítima estricta y sus hijos la mejora). 

En conclusión, la legítima es el tercio que le corresponde por ley a los herederos forzosos, siguiendo el orden de llamamiento a heredar (con excepciones de desherencias y otras situaciones especiales); el tercio de mejora es aquel que complementa a la legítima de uno o varios descendientes (hijos y/o nietos); y el tercio de libre disposición, al que hemos hecho referencia en este artículo, permite distribuir mejor una herencia y dotar al testador de una mayor libertad para el reparto de sus bienes.

¿Quieres saber más de las herencias testadas vs intestadas? Te recomendamos leer este artículo

Ahora bien, veamos lo que hemos comentado anteriormente con algunos ejemplos que nos ayudarán a entender mejor:

Si el fallecido otorgó testamento y tenía 3 hijos, pudo haber repartido la herencia de la siguiente forma:

Legítima (⅓) Mejora (⅓) Libre disposición (⅓)
Roberto Julia Gustavo(Amigo de toda la vida)
Eugenia
Julia

 

Por otro lado, en caso de no querer otorgar la libre disposición a una persona que no sea heredero forzoso, el testador puede mejorar a uno de ellos y otorgar a su vez la libre disposición al mismo.

Legítima (⅓) Mejora (⅓) Libre disposición (⅓)
Roberto Julia Julia
Eugenia
Julia

 

En este tercer caso, la “mejora” se convierte en una legítima amplia, ya que suman para beneficiar a todos los hijos a partes iguales, es decir con una total de dos tercios. Dejando la libre disposición, por ejemplo, al cónyuge viudo.

Legítima (⅓) Mejora (⅓) Libre disposición (⅓)
Roberto Roberto Mirta
Eugenia Eugenia
Julia Julia

 

Como podemos ver en cualquiera de los tres ejemplos, el uso del tercio de libre disposición es según lo vea justo y conveniente el testador. Estos son ejemplos claros y sencillos; sin embargo, durante la tramitación de la herencia suelen haber discusiones entre herederos familiares y/o amigos porque consideran que es injusta o errónea la repartición de los bienes. 

Por esta razón, es recomendable acudir a abogados especialistas en herencias que puedan revisar bien el testamento y confirmar de qué forma se han otorgado los bienes, ya que lo importante es hacer cumplir la voluntad de la persona fallecida.

5 Problemas para Administradores de Fincas por viviendas abandonadas por defunción de propietarios

5 Problemas para Administradores de Fincas por viviendas abandonadas por defunción de propietarios

Los administradores de fincas escuchan muy a menudo todos los comentarios, quejas y reclamaciones de los vecinos, debido a los problemas que surgen en la Comunidad y las decisiones que se toman respecto a distintos temas que afectan a la misma.

El administrador de fincas, en su labor de gestionar las comunidades, debe plantear soluciones, proponer mejoras y mantener la armonía entre los vecinos, el presidente y la administración. Sin embargo, existen muchos problemas con los que se enfrentan. En esta ocasión vamos a hablar de los problemas que generan las viviendas abandonadas por defunción de propietarios en una comunidad. A pesar de no ser común el hecho de viviendas abandonadas por una persona fallecida, sin que los herederos reclamen el inmueble o tramiten la herencia para tomar posesión de la misma, este problema sigue existiendo en las Comunidades aunque no sea el más común. 

Una de las soluciones a este problema por parte del administrador de fincas es recurrir a la vía judicial. el cual es un proceso largo y costoso, e incluso muchas veces no es efectivo. Sin embargo, con la ayuda de la genealogía sucesoria se puede encontrar a los herederos y solucionar el problema de una forma más fácil y rápida.

Los problemas de una vivienda abandonada por defunción del propietario para los administradores

 

Morosidad en las cuotas de la comunidad

En el instante en que fallece el dueño de la vivienda, comienzan a generarse deudas en la Comunidad y lo habitual es que el resto de los vecinos exija que se tomen acciones contra el moroso. Pero, ¿qué ocurre cuando se desconoce el paradero del heredero o responsable del inmueble? 

La solución es encontrar al heredero, de tal forma que este pueda hacer frente a las deudas que se han generado. Para ello, se necesita la ayuda de genealogistas sucesorios quienes se encargan de realizar un estudio a través de árboles genealógicos y el seguimiento de la descendencia de una persona o familia, con el fin de realizar un llamamiento a la sucesión.

Problemas de insalubridad humedad…

Es una de las principales fuentes de conflicto entre los vecinos y la comunidad. Cuando el propietario ha fallecido existe el problema de no saber a quién reclamarle las reparaciones para arreglar los daños ocasionados. En muchos casos, las reparaciones se demoran más de lo normal hasta poder dar con un heredero o encontrar un responsable que se pueda hacer cargo de los daños.

Ocupación indebida

Teniendo en cuenta las numerosas viviendas que las entidades bancarias y fondos de inversión se han visto obligados a incluir en sus activos tras la crisis de 2008, en los últimos años han aumentado el número de aquellas que han sido ocupadas indebidamente

Sin embargo, existen miles de viviendas abandonadas en España por defunción de propietario, lo que ocasiona también una ocupación indebida. Para los vecinos y Administradores de Fincas es un problema tener desconocidos viviendo en la comunidad, que puedan conllevar inseguridad, daños, deudas, entre otros problemas.

Quejas de vecinos

Los Administradores de Fincas tienen la labor de escuchar a los vecinos y llevar la mediación y asesoramiento para solucionar distintos problemas y evitar mayores conflictos. Pero ¿qué ocurre cuando existe algún problema con un piso vacío sin herederos conocidos? ¿a quién se puede reclamar? 

Es un dolor de cabeza para los administradores, quienes tienen que ofrecer soluciones y no pueden hacerlo en estos casos; sin embargo, en Grupo Hereda tenemos un programa de apoyo gratuito para encontrar a los herederos y arreglar estas situación.

Imposibilidad de venta del inmueble abandonado

Si existe la imposibilidad de venta del inmueble debido a que se desconoce el paradero de los herederos del fallecido, las deudas se seguirán acumulando y no podrá venderse para que el nuevo dueño se encargue de todos los gastos de la Comunidad y del mantenimiento del piso. Este es un problema incluso para el mercado inmobiliario, ya que muchas viviendas quedan bloqueadas debido a este problema.

Las viviendas abandonadas por defunción de propietarios pueden afectar no sólo a la gestión de la comunidad por parte del Administrador de Fincas, sino también a los vecinos, quienes, a su vez, transmiten su descontento al Administrador.

Una solución… El programa de apoyo gratuito de Grupo Hereda

El Programa de Apoyo Gratuito para Administradores de Fincas de Grupo Hereda ha sido diseñado con el fin de ayudar a los Administradores y Comunidad de Propietarios que se vean afectadas por viviendas abandonadas y endeudadas por el fallecimiento de sus propietarios.

Con este programa se pretende dar una solución alternativa a través de la genealogía sucesoria, en la cual se desarrollan árboles genealógicos para identificar y localizar a los herederos legítimos de un patrimonio. Grupo Hereda pone a sus mejores genealogistas, abogados e investigadores a disposición de los Administradores que necesiten ayuda.

Entonces, ¿cuál es la solución para las viviendas abandonadas por defunción de propietarios?

  • Localización gratuita de herederos para la adjudicación de la vivienda
  • Pago de las deudas frente a la Comunidad

Al tener como misión entregar la herencia libre de deudas frente a la Comunidad, durante la tramitación de la misma Grupo Hereda se encarga de liquidar la parte correspondiente a las deudas antes de entregarla al heredero, garantizando así su cobro.

¿Quieres saber más sobre el Programa de Apoyo Gratuito para Administradores de Fincas? Entra a nuestra web para tener más información o llámanos al 915 487 550 y uno de nuestros asesores jurídicos atenderá tu consulta sin compromiso. 

¡Encontrar al heredero de una vivienda vacía ya no es un problema!

Declaración de herederos: ¿qué es, cuándo  y cómo debe hacerse?

Declaración de herederos: ¿qué es, cuándo y cómo debe hacerse?

Con el fallecimiento de una persona, surgen muchas dudas e incertidumbres al momento de enfrentar los trámites de sucesión. Una de las más comunes es ¿qué debo hacer si no ha dejado testamento? ¿quiénes tienen derecho a heredar? y todo esto ocurre porque muchas personas antes de fallecer no otorgan testamento. 

 

¿Qué es, para qué sirve y dónde se hace el Acta de Declaración de Herederos?

La declaración de herederos es el trámite que designa quiénes son los llamados a heredar los bienes del difunto cuando no hay testamento, sin embargo no determina el reparto de los bienes de la herencia. 

Es un documento llamado acta de notoriedad, el cual es realizado y autorizado por un Notario. 

Se puede realizar en cualquier notaría del lugar de fallecimiento del causante, su último domicilio, o en su defecto donde se encuentre la mayor parte del patrimonio. 

 

¿Quiénes pueden instar la declaración de herederos?

Podrán instar la declaración de herederos quienes tengan un interés legítimo, es decir, aquellos que les una un vínculo sanguíneo o afectivo más próximo a la persona fallecida. 

Pueden realizar la declaración de herederos todas aquellas personas que se consideren con derecho a suceder a una persona fallecida y sean sus descendientes, ascendientes, cónyuge y en defecto de los anteriores, parientes colaterales, es decir, hermanos, sobrinos, etc. Si quieres saber más sobre quién hereda en las herencias sin testamentos, ingresa a este link.

La puede realizar cualquiera de los herederos de manera individual, no hace falta que acudan todos al Notario, sin embargo se deben aportar documentos que acrediten el parentesco o relación con la persona fallecida, es decir, si son hijos, padres, hermanos, etc. Los documentos requeridos por parte de los herederos son: 

  • Documento de identidad de los herederos.
  • Certificado de nacimiento de los herederos.
  • Certificado de matrimonio (en caso de ser cónyuge).
  • Libro de familia (en caso de tenerlo).

 En el caso de que los herederos se encuentren en distintas ciudades, la declaración de herederos puede realizarla uno de ellos con todos los documentos o un abogado especialista en herencias con un poder para actuar en nombre de todos los herederos.

¿Existe algún plazo para realizar la declaración de herederos?

No existe ningún plazo. Se puede realizar la declaración de herederos una vez que se tiene la certeza de que el fallecido no ha dejado testamento y se ha obtenido el Certificado de Últimas Voluntades que lo confirme. 

Esta se tramitará en acta de notoriedad autorizada por Notario competente, iniciándose dicha acta, a requerimiento de cualquier persona con interés legítimo.

 

Requisitos para poder realizar la Declaración de Herederos

  • Acreditar el fallecimiento del causante (certificado de defunción)
  • Confirmar que el fallecido no haya dejado testamento (certificado de últimas voluntades)
  • Conseguir toda la documentación necesaria de los herederos (documento de identidad, certificados de nacimientos, certificados de matrimonio, etc)

 

¿Cuáles son los requisitos para hacer la declaración de herederos y qué documentación es necesaria?

Requisitos:

  • Deberán acudir dos testigos para que el Notario pueda levantar acta declarando la condición de heredero. 
  • Además, es imprescindible presentar la siguiente documentación:
  1. El certificado de defunción.
  2. El certificado que acredite que no existe testamento: este documento se solicita a través de Ministerio de Justicia, en éste artículo te explicamos cómo conseguir el certificado de últimas voluntades.
  3. Documento Nacional de Identidad del fallecido o certificado de empadronamiento
  4. Certificados de nacimiento y/o defunción de los descendientes del fallecido
  5. Certificado de matrimonio
  6. Documentos de identidad de todos los herederos

¿Cuánto cuesta hacer una declaración de herederos?

El acta de declaración de herederos ante notario tiene un coste aproximado de entre 200€ y 400€ pero el importe puede variar en función del número de folios que comprenda el Acta. Sin embargo, cada Notario establece sus propios precios según los trámites que necesite realizar.

Además de ese importe, durante la tramitación de la herencia surgirán muchos más gastos. Por ello, es importante realizar todo el proceso con el asesoramiento de abogados especialistas en herencias, quienes podrán guiarte durante todo el proceso e incluso encargarse de todo por ti.

 

En Grupo Hereda, realizamos la declaración de herederos y demás trámites sucesorios adelantando todos los gastos necesarios, de tal manera que nuestros clientes no tengan que pagar nada hasta que reciban su herencia.

Nuestros abogados especialistas en herencias aclara todas tus dudas sin compromiso. Si tienes cualquier pregunta puedes contactar sin compromiso alguno con nuestros abogados especialistas en herencias, quienes te atenderán encantados,

si quieres conocer más entra a nuestra web o llámanos al 915 487 550 y pide una cita gratis.