¿Cómo son las herencias en Qatar y países Árabes?

¿Cómo son las herencias en Qatar y países Árabes?

Herencia en Qatar y países Árabes.

La herencia en Qatar y en los países árabes tiene una larga historia. Los Estados del Golfo que anteriormente estaban gobernados por el Imperio Otomano tenían monarcas franceses o británicos. Por lo tanto, el derecho sucesorio heredado por estos estados tuvo su origen en las leyes francesas, inglesas y otomanas. En cuanto a la religión islámica, tiene sus propias leyes religiosas sobre la herencia.

¿Cómo son los testamentos en Qatar?

En Qatar y en los países árabes, hay dos tipos de herencias: La islámica y la no islámica. La herencia islámica se basa en un conjunto de normas establecidas en el Corán y en los hadices (dichos) de Mahoma. La herencia no islámica se basa en las leyes y costumbres locales.

La ley islámica, que dicta que todos los individuos tienen derecho a una parte igual del patrimonio de sus padres. Sin embargo, no todos heredan por igual: los herederos varones reciben el doble que las mujeres, y algunos tipos de parientes tienen prioridad sobre otros.

El primer tipo de herencia según la ley islámica se llama «Al-Fard Al-Ayn». Se refiere a cualquier propiedad que se considere sagrada o de importancia religiosa: por ejemplo, mezquitas, iglesias o templos; cualquier terreno utilizado para la agricultura o el pastoreo de animales (a menos que se haya vendido); libros que contengan versos del Corán; y herramientas utilizadas por profetas u hombres santos. El segundo tipo es «Al-Fard Al-Ayn Al-Kifaya». Incluye todos los demás bienes personales que no han sido dedicados como sagrados, un ejemplo de esto pueden ser los vehículos o viviendas sin importancia religiosa.

Una persona puede disponer de sus bienes mediante un testamento. Un testamento islámico es aquel en el que el testador declara que sus bienes deben de ser entregados a determinadas personas tras su muerte.

Cuando un individuo fallece intestado (sin dejar testamento), sus bienes se distribuyen entre sus herederos según la ley islámica (al-faraid) y según la costumbre local sí no se aplica la ley islámica -en Qatar esto ocurre en el caso de un qatarí.

Un procedimiento testamentario (proceso legal tras el fallecimiento de alguien) tendrá lugar en los tribunales de los EAU o de Qatar, con el objetivo de identificar y distribuir todos los bienes que posea directamente el fallecido a sus respectivos herederos.

Derecho Sucesorio

Derecho Sucesorio.alt

El derecho sucesorio en Qatar y en los países árabes se rige por la religión del testador. La ley islámica de la herencia establece que cada heredero debe recibir una parte fija del patrimonio. En otras palabras, determina quién heredará los bienes del difunto en función de su relación con él.

Se aplicaría la ley de sucesión de los Emiratos Árabes Unidos. La ley de asuntos personales contiene una codificación de los principios islámicos, aplicable automáticamente a los musulmanes. Las mismas disposiciones serán aplicables a los no musulmanes, a menos que se opte por la ley nacional de sucesión del difunto mediante disposición testamentaria.

La herencia en virtud de esta ley se basa en el principio islámico de la herencia, que se conoce como «la regla de la proximidad». Esto significa que los hijos heredan de sus padres en contraposición a los parientes que heredan de sus parientes lejanos. Esto se aplica tanto a los hijos varones como a las mujeres: las hijas tienen derecho a recibir la mitad de lo que reciben los hijos varones.

Hay ciertas excepciones a esta regla: los varones y las mujeres pueden heredar el uno del otro si no hay otros herederos; cada cónyuge tiene derecho a un tercio de la herencia si no hay hijos ni padres; y, por último, los padres tienen derecho a un sexto cada uno si no hay hijos ni abuelos. Cuando el causante no tiene cónyuge o hijos, la herencia pasará a los hermanos y familiares con mayor proximidad.

No hay mucha gente que conozca las verdaderas leyes y reglamentos sobre las herencias en países árabes como Qatar u otros países árabes. Es realmente importante entender qué consecuencias tiene para alguien si no tiene un testamento o un contrato de herencia cuando su padre o familiar próximo fallece.

Es esencial entender los derechos de herencia para evitar cualquier problema legal en el futuro especialmente si esta se debe tramitar en países árabes para evitar que las leyes puedan complicar la tramitación de la herencia.

12 + 6 =

Herederos a la fuga: ¿Qué ocurre cuando un heredero no aparece para aceptar la herencia?

Herederos a la fuga: ¿Qué ocurre cuando un heredero no aparece para aceptar la herencia?

En numerosas ocasiones, el heredero se niega a aceptar la herencia, ya sea por prudencia, por la existencia de algún conflicto familiar, deudas, o por cualquier otra razón. En otras ocasiones simplemente es complicado encontrarlo ya que vive fuera del país o simplemente se perdió relación con esa persona.

Debemos tener claras estas dos posibles situaciones:

  • En primer lugar, el fallecido ha decidido quienes son los herederos. 
  • En el segundo, la ley determina quiénes están llamados a heredar. 

 

En ambas, los herederos deben aceptar o renunciar a la herencia, para posteriormente comenzar el reparto. 

No son pocas las situaciones que, por problemas familiares, principalmente, algún heredero adopta una actitud pasiva y se niega a acudir a la notaría para indicar su voluntad respecto al testamento. Esto provoca una situación de bloqueo, impidiendo que el resto pueda continuar con el reparto.

El artículo 1.105 del Código Civil establece una herramienta legal para terminar con las herencias que no se solucionan por culpa del heredero, que se niega a firmar la herencia.

Se afirma que cualquier persona con interés en que un heredero acepte o rechace la herencia, puede acudir a un notario. Una vez esta persona acuda allí, puede pedirle al notario que realice una interpretación notarial. En el momento en el que el heredero que se niega a firmar dicha herencia, reciba la interpretación notarial, deberá contestar si la acepta o rechaza.

 

Pongámonos en el caso en el que algún heredero no quiera o no aparezca para la aceptación de la herencia. En ese caso, encontramos dos posibles formas de proceder:

 

1. Vía notarial

La solución que aporta la vía notarial es reunir a herederos, entre los que sumen más del 50% de las cuotas a heredar.

Hay ocasiones en las que nos encontramos ante una herencia, en la cual todos los llamados a heredar han aceptado, pero no se ha comenzado el reparto de los bienes y deudas aún, por ejemplo, por algún tipo de desacuerdo entre ellos.  

En estos casos, existe una comunidad hereditaria en la que cada uno es dueño de un porcentaje de la herencia, pero no tiene atribuidos bienes concretos.

Si uno de estos herederos acepta el requerimiento notarial, pero sigue con su actitud pasiva, ya no es necesario acudir a la vía judicial para conseguir el reparto cuando los herederos se nieguen a realizar la partición de la herencia. 

Si a estos herederos les corresponde más del 50% de la herencia, pueden acudir al notario para desbloquear la situación, solicitando así una persona que realice la partición. En este caso, el contador partidor realizará la partición y podrá ser aprobada por los herederos. Si no la aprueban todos los herederos, será necesaria la aprobación del notario. 

 

2. Vía judicial

Antes de 2015, esta era la única forma de poner solución a la falta de acuerdo o colaboración entre herederos. Con la entrada en vigor de la Ley de Jurisdicción Voluntaria ese año, se permite que el notario solvente este tipo de situaciones a través de los mecanismos anteriormente descritos en la vía notarial. 

En cualquier caso, la vía judicial supone un procedimiento más largo y más costoso. Se trata de un procedimiento de jurisdicción voluntaria: A través de este, se notifica a los herederos que no aparezcan a heredar y se nombra un contador partidor. Una vez esté nombrada esta persona, se procederá a dividir la herencia como si fuera un perito judicial.  Por otro lado, los herederos que no han comparecido, no pueden oponerse al reparto. 

Así lo viene a señalar el artículo 1057.2 del Código Civil: “No habiendo testamento, contador-partidor en él designado o vacante el cargo, el Juez, a petición de herederos y legatarios que representen, al menos, el 50 por 100 del haber hereditario, y con citación de los demás interesados, si su domicilio fuere conocido, podrá nombrar un contador-partidor dativo, según las reglas que la Ley de Enjuiciamiento Civil establece para la designación de Peritos. La partición así realizada requerirá aprobación judicial, salvo confirmación expresa de todos los herederos y legatarios”.

¿Cuáles son las razones principales por las que los herederos no aparecen para aceptar la herencia?

 

  • No quieren saber nada de la herencia porque no tienen una buena relación con sus familiares o porque ya son mayores y no tienen ningún interés.
  • No aparecen porque temen que la herencia pueda tener deudas y deban hacerse cargo de ellas.
  • No aparecen porque no tienen conocimiento de que son herederos o porque se encuentran en otra ciudad o país y no tienen contacto con ningún familiar o amigo.

 

Lo que muchos no conoces: la genealogía sucesoria

 

En este último caso, existe una solución que muchos no conocen, y es la genealogía e investigación sucesoria, que es el estudio y seguimiento de la descendencia de una persona o familia, con el fin de realizar un llamamiento a la sucesión. Únicamente genealogistas especialistas en la búsqueda de herederos conocen de esta labor y logran ayudar a resolver la tramitación de herencias que en principio se encuentran bloqueadas por falta de un heredero. 

En Grupo Hereda, somos abogados especialistas en la tramitación de herencias, con más de 20 años de experiencia. Hemos visto muchos casos en los que un heredero no aparece para aceptar la herencia y ayudamos a nuestros clientes a solucionar el problema con éxito para que la tramitación no se quede bloqueada durante años.

Si te encuentras en alguna situación similar a las anteriores, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de ayudarte. 

Contáctanos

 

¿Qué ocurre cuando la herencia pertenece a un menor?

¿Qué ocurre cuando la herencia pertenece a un menor?

Lo primero que debemos tener claro, es que un menor de edad no es una persona incapacitada, sino que está en una situación en la que su capacidad de actuación se encuentra limitada. 

Es por ello que cuando aparecen menores de edad en una herencia, necesitan contar con un procedimiento especial que permita velar por sus intereses. Siempre que en una herencia intervengan menores, deben ser legalmente representados.

A continuación, vamos a aclarar las dudas más frecuentes que surgen cuando existen menores de por medio:

  1. ¿Puede existir conflicto entre el titular de la patria potestad y los menores representados por él?
  2. ¿Qué sucede si un menor de edad es llamado a heredar y sus padres viven?
  3. ¿Y si fallecieran ambos padres?
  4. ¿Y si fallece uno de los padres en situación de divorcio o separación?

Como se recoge en el artículo 1060 del Código Civil, cuando los menores estén legalmente representados en la partición de la herencia, no será necesaria la intervención ni la autorización judicial.

Pero,  ¿Puede existir conflicto entre el titular de la patria potestad y los menores representados por él?

. Es en estos casos, en los que es necesario nombrar a un defensor judicial. Por tanto, para saber cuándo será necesario nombrar a dicho defensor judicial, debemos saber diferenciar claramente:

¿Cuándo existe conflicto de intereses y cuándo no?

 

habrá conflicto de intereses cuando:

El viudo o viuda representante de los menores, se adjudique bienes concretos en el pago de su legado o usufructo. 

En este caso el viudo o la viuda no podrán actuar en nombre de los hijos, nombrando así un defensor judicial que represente al menor en la partición de la herencia.

NO habrá conflicto de intereses cuando: 

El viudo o viuda, al liquidar la sociedad conyugal, se adjudique la mitad indivisa de los bienes gananciales (la legítima usufructuaria que así le corresponde), y la otra mitad a los hijos. 

Por tanto, siempre que no se perjudique la legítima de los hijos menores, no habrá conflicto de intereses y NO se exigirá defensor judicial. 

Otras preguntas y situaciones muy frecuentes que pueden surgir en estos casos son: 

¿Qué sucede si un menor de edad es llamado a heredar y sus padres viven?

En este caso, serán sus padres o tutores legales quienes deberán representar al menor de edad. 

El procedimiento de aceptación de la herencia de un menor es especial ya que únicamente será posible aceptar la herencia a beneficio de inventario, para proteger a los menores de edad de la posibilidad de heredar deudas. 

En caso de que se quisiera renunciar a la herencia en nombre del menor, se necesitará una autorización judicial. 

¿Y si fallecieran ambos padres?

En el testamento, los padres tienen la posibilidad de adjudicar un tutor legal a sus hijos. Este tutor será el encargado de administrar el patrimonio de los menores. Es por ello que se deberá escoger a una persona de confianza. 

Pero, ¿qué ocurre en caso de que los padres no hayan nombrado ningún tutor?

En ese caso deberán ceñirse al orden adjudicado en el Código Civil, que es el siguiente:

  1. Al designado por el tutelado.
  2. Al cónyuge que conviva con el tutelado. 
  3. A los padres.
  4. A los designados por los padres en sus disposiciones de última voluntad.
  5. Al familiar que designe el juez. 

abogados de herencias

¿Y si fallece uno de los padres en situación de divorcio o separación?

En caso de que uno de los padres haya fallecido sin dejar testamento, el progenitor sobreviviente será el representante del menor en la herencia y el encargado de administrar sus bienes, hasta que el menor en cuestión alcance la mayoría de edad. 

Independientemente de quién tuviera la custodia, en caso de que uno de ellos falleciera, el otro es quien recibe automáticamente la custodia de los menores. 

Esto podría cambiar, tal y como hemos comentado anteriormente, en caso de que exista el conflicto de intereses entre el cónyuge y el menor. En ese caso, se procedería al nombramiento de un defensor judicial.

Ante estas situaciones lo más favorable para el menor es que los progenitores designen a una persona como administrador de los bienes del menor en sus respectivos testamentos. 

Si te encuentras en una situación similar a la anterior o conoces a alguien que lo esté, desde Grupo Hereda estaremos encantados de ayudarte, ofreciendo nuestros servicios adelantando todos los gastos necesarios, de tal manera que nuestros clientes no tienen que pagar nada hasta que reciban su herencia.

Nuestros abogados especialistas en herencias estarán encantados de resolver todas tus dudas sin compromiso. 

Si tienes cualquier pregunta o quieres conocer más entra a nuestra web o llámanos al 915 487 550 y pide una cita gratis.

¿Cómo funciona la herencia de padres a hijos?

¿Cómo funciona la herencia de padres a hijos?

Posiblemente este sea el tipo de casos más habituales en los que a herencias se refiere, el que, al menos en España, más bonificado está y a su vez uno de los más complejos por la cantidad de variables y situaciones a tener en cuenta. Tras este post, por fín, vas a saber TODO lo que necesitas sobre las herencias de padres a hijos:

Herederos forzosos, legítima y otros conceptos de la herencia de padres a hijos

Antes de continuar sería conveniente repasar algunos conceptos importantes sobre el testamento para entender las posibilidades y tipos de situaciones que tiene una herencia de padres a hijos.

Herederos forzosos

Como su nombre indica y puede hacernos adivinar, estos son los herederos que, por ley, tienen reservada una parte de la herencia.

El artículo 807 del Código Civil dispone una lista de quiénes son, por orden, estos herederos forzosos:

“1º. Los hijos y descendientes respecto de sus padres y ascendientes.

2º. A falta de los anteriores, los padres y ascendientes respecto de sus hijos y descendientes.

3º. El viudo o viuda en la forma y medida que establece este Código”.

Tercio de legítima

Como se ha podido comprobar arriba, las hijas e hijos ocupan el primer lugar en la lista, por lo que estamos ante uno de los casos más comunes de herencias de padres a hijos. Los descendientes, como herederos forzosos, heredan una parte de la masa hereditaria del causante, en este caso, su padre. Pero, ¿qué parte exactamente?

Hablamos de la legítima. Como sabemos de otros artículos, y si no lo sabes te aconsejamos que leas alguno de los que ya hemos escrito, el testamento se divide en tres tercios. Uno de ellos es la legítima, que es la parte de la herencia destinada a los herederos forzosos, sin que dicha parte pueda ser dispuesta libremente por el fallecido en el testamento. 

Tercio de mejora

Estamos ante un segundo caso de herencia de padres a hijos. Se suele decir que la legítima para los descendientes son ⅓, sino que son ⅔, incluyendo el llamado mejorado, que como su nombre indica se otorga para mejorar alguna de las partes. 

Sin embargo, aquí entramos en terreno pantanoso, ya que, aunque sea habitual, no siempre se da esta situación, debido a las disputas familiares y más en tema de herencias que son más frecuentes de lo que se cree y no son pocos los padres con mala relación con sus hijos que les dejan únicamente con la legítima y dan el tercio de mejora a otra parte. 

¿Es posible desheredar a un hijo?

Aquí nos vamos a la peor de las situaciones y aparece la pregunta: ¿es posible desheredar a un hijo? Lo cierto es que la Ley en España sí lo contempla y es posible, pero se deben poder demostrar unas condiciones de mucho peso, ya que, según los precedentes jurídicos, la justicia obra con mayor frecuencia en favor del descendiente que del testador. 

Estos condicionantes quedan registrados en el Código Civil, desde el artículo 848 al 857. Hay que decir que esta regulación proviene del código original de 1889, es decir, que lleva acompañándonos desde los inicios del Derecho Civil en España, por lo que hay cierto debate acerca de la reforma de esta ley, dado que las condiciones han cambiado mucho desde aquel momento. Se expresa de la siguiente manera:

Solo se podrá desheredar a un hijo sí:

  • Se ha calumniado, maltratado o injuriado de manera grave al padre y hay una sentencia judicial firme que envíe al culpable a prisión. Sería en este tipo de casos donde se incluiría el maltrato psicológico. 
  • Sí se ha negado el alimento al padre cuando este lo necesitaba por su estado o no se han prestado los cuidados necesarios durante su vida sin causa justificada.
  • Si se ha condenado al heredero por intentar atentar contra la vida del testador, de su cónyuge y/o ascendientes o descendientes. 
  • Cuando el heredero obliga al testador a modificar o realizar un testamento bajo violencia, presiones o fraude. Igualmente se incluyen los casos en los que, por los mismos métodos, se impide o se hace que lo suplante o lo revoque. 

El acto de desheredar debe quedar expresamente plasmado en el testamento; sin embargo, hay que destacar que el hijo no pierde su calidad de heredero, es decir, pierde su parte legítima, pero esto no quiere decir que deje de ser considerado a efectos prácticos como heredero, ya que, precisamente, es descendiente y sigue preservando ese derecho, al igual que todas las personas que dependan de él (por ejemplo su hijo, el nieto del causante).

Hay que añadir que el heredero puede rebatir, lo que comenzaría un proceso en el que se tiene que demostrar que lo expresado por el testador es mentira, con las dificultades que esto conlleva. 

Y si no hay testamento…

Posiblemente este sea el supuesto más sencillo de todos, ya que si el padre falleció en lo que se conoce como herencia abintestato, la ley establece que los bienes del fallecido serán repartidos entre sus familiares más cercanos. En esa línea, los primeros llamados a heredar, al igual que en el orden de los herederos forzosos, son los hijos, por lo que no habría mayor problema.

La mejor forma de tramitar una herencia de padres a hijos

Este tipo de herencias, como se ha visto en los párrafos de arriba, son bastante comunes, pero no por ello las más sencillas. Bien es cierto que suelen ser las que más bonificadas están por las CC. AA. a la hora de pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISyD), pero desheredar y ver qué le corresponde o no a cada sujeto es una tarea para abogados profesionales.

En nuestros casos de búsqueda de herederos siempre comenzamos por los posibles descendientes del causante. En Grupo Hereda hemos tramitado con éxito multitud de casos como los descritos, por lo que, como siempre recomendamos ponerte en manos de abogados especialistas en herencias para cualquier tramitación de este tipo, las cosas pueden complicarse mucho y te ahorra tiempo y dinero. La primera consulta sobre tu caso es completamente gratuita. 

Contáctanos

Tipos de Usufructo

Tipos de Usufructo

Tipos de

Usufructo

El código civil regula, de manera general, esta relación a través del concepto de usufructuario. Pero, ¿qué es el usufructuario? ¿Puede concederse también de forma provisional, por ejemplo cuando una disposición legislativa lo permite? ¿Existen límites para la garantía del usufructuario y cuál es la personalidad jurídica de dicho concepto?

Cuando una persona tiene el usufructo de un bien, tiene derecho a su uso y disfrute, pero no es propietario. Sin embargo, también es responsable jurídicamente de ejercer bien ese derecho, para que se conserve la condición del bien (inmaterial y material). Este artículo analizará los tipos de concesiones usufructuarias y sus efectos.

¿Qué tipo de usufructo existe?

VOLUNTARIO

Este tipo de usufructo se establece en el testamento por medio de un acuerdo voluntario. Se trata de casos en los que el propietario de un bien, como una vivienda, permite a otra persona utilizarlo temporalmente. Con ello se pretende dar al propietario la oportunidad de utilizar los bienes mientras la posesión no sea permanente hasta el momento en que decida disponer de ellos. El usufructo voluntario también puede surgir en situaciones en las que se ceden determinados bienes por un periodo de tiempo definido, lo que significa que su propiedad se transfiere por un periodo de tiempo definido. Los acuerdos voluntarios son ventajosos porque permiten a los particulares evitar las complicaciones que conllevan otras formas de usufructo, como los testamentos y las leyes de sucesión. Por lo general, estos acuerdos pueden estructurarse de manera que no interfieran con las futuras transferencias o procesos sucesorios que deseemos para nuestros beneficiarios.

VITALICIO

En este caso, el usufructo se extingue cuando el usufructuario fallece. Se corresponde con el caso que hemos tratado en el apartado del usufructo legal. Es decir, es el usufructo que tienen el cónyuge viudo, un derecho que no desaparece hasta que muere.

TEMPORAL

El usufructo temporal es el tiempo que se concede al beneficiario para disfrutar -sin tener la propiedad- de un bien propiedad del fallecido. Este derecho se extingue en el momento en que se extingue el usufructo temporal.

LEGAL

La legítima del cónyuge viudo es lo que se conoce como usufructo legal y que el porcentaje depende de si se tienen descendientes que corresponde un tercio conocido como la mejora, si no hay hijos pero sí ascendientes, el usufructo es del 50% de la herencia. Cuando no existan ni hijos ni ascendientes, el usufructo es de dos tercios del total de la herencia.

Tipos de bien sobre el que recae el usufructo.

  1. Inmuebles: En inmuebles es común dejar una vivienda, garaje o tierras a una persona a la que como usufructuario tiene derecho de vivir o alquilar.
  2. Dinero: El usufructuario tiene derecho a recibir los intereses y hacer uso el dinero de la cuenta de la cantidad que le corresponda de lo contrario deberá devolverlo al finalizar el plazo de usufructo.
  3. Acciones o participaciones de una sociedad: El usufructuario tiene derecho a los dividendos aunque solo sea usufructuario de las acciones y no socio propietario el cual no le otorga ningún derecho real con fines comerciales pero sí utilizarlo en beneficio propio.

Derechos y obligaciones del usufructuario.

Los derechos y obligaciones del usufructuario serán los que determine el título constitutivo del usufructo; en su defecto, o por insuficiencia del mismo.
Algunos de los derechos son utilizar los bienes usufructuados, realizar mejoras en ellos y disfrutar de rentas producidas por dichos bienes.
Las obligaciones del usufructuario son conservar y reparar las cosas usufructuadas; hacer un inventario de los bienes, tasarlos, pagar las cargas e impuestos, comunicar al propietario la necesidad de reparaciones extraordinarias, devolver el bien y finalizar el plazo.

CONTACTA

Nuestros especialistas, pueden explicar todos los procesos relativos a la herencia, así como la forma de realizar las operaciones de forma fluida. Le explicamos cómo funciona el usufructo y cuáles son sus principales características. Realizamos un seguimiento exhaustivo de los pasos e informamos al heredero en todo momento para su tranquilidad.

CONTACTA CON UNO DE NUESTROS ASESORES AL (34) 91 548 75 50