915 487 550

Blog de Herencias

En España y en cualquier lugar del mundo, cuando recibimos una herencia lo primero que se nos viene a la mente son los beneficios que nos puede traer. Sin embargo no nos detenemos a pensar los problemas que algunas veces suelen aparecer incluso antes de comenzar con la tramitación.

Al momento de aceptar y proceder con todos los trámites de una herencia, podemos encontrarnos con diferentes problemas. Generalmente son situaciones incómodas o un verdadero dolor de cabeza porque no logramos conseguir una solución viable y eficaz.

¿Cuáles son los principales problemas que suelen ocurrir antes de aceptar una herencia? ¿Cuáles son las posibles soluciones o recomendaciones?

  1. Conflictos entre herederos
  2. Renuncia de uno de los herederos
  3. Desheredaciones
  4. Impuestos altos
  5. Desconocimiento del paradero de uno o más herederos

 

1. Conflictos entre herederos:

El conflicto entre los herederos surge cuando no se está de acuerdo con el testamento que el fallecido ha dejado o, en un momento posterior, con el reparto o valor de la herencia.

Los tipos de conflictos más frecuentes a la hora de aceptar una herencia son:

  • Uno de los herederos considera que el fallecido realizó el testamento bajo coacciones, engaños, incapacidad física, o amenazas.
  • Cuando al tramitar la herencia, el reparto de los bienes se hace de una manera incorrecta o con valores muy bajos o muy altos afectando a algunos de los herederos.
  • Cuando aparecen nuevos herederos legítimos. Puede aparecer un descendiente del fallecido no reconocido, quién deberá demostrar dicho vínculo familiar paralizando la herencia hasta entonces.
  • Cuando el testamento no deja claro el reparto de la legítima o se deja más a uno de los hijos frente a los demás.
  • Comunidad de herederos. Cuando se ha dejado la copropiedad de determinados bienes, fundamentalmente inmuebles.
  • En definitiva, desacuerdos en la repartición de la herencia, con la cual algunas veces se recurre a los tribunales (sin embargo no es la solución más recomendable).

Las disputas familiares forman parte de la historia de las herencias, no existe una fórmula que evite los conflictos entre herederos pero sí que hay mecanismos que permiten una mejor y satisfactoria resolución.

¿Cómo se solucionan estos conflictos?

La mediación hereditaria es una de las vías más económicas, rápida y satisfactoria, con un 90% de éxito, puesto que ayuda a los herederos a comprender las ventajas de llegar a un acuerdo y no tener que recurrir a la vía judicial, salvando así, o incluso mejorando las relaciones familiares y por supuesto, ahorrando mucho dinero.

Otra opción para solucionar los conflictos entre herederos es el nombramiento de un contador-partidor, quien podrá resolver la controversia de forma objetiva y tendrá la difícil tarea de distribuir inventariar y valorar los bienes, así como saldar las deudas de la herencia, dividir la herencia y adjudicar los bienes a los herederos.

 

2. Deudas en la herencia:

Un problema muy común en las herencias, puesto que no sólo se heredan los bienes, sino también las deudas del patrimonio del fallecido.Si se considera que aceptar una herencia puede ser  muy arriesgado o puede suponer un desembolso de dinero que no se tiene, existen dos alternativas:

  1. Aceptar a beneficio de inventario: esto supone que las deudas del fallecido se abonan hasta alcanzar los bienes heredados. Si queda remanente, pasa al patrimonio del heredero. En caso de que existiesen más deudas que bienes a heredar, al heredero no le quedará nada, pero tampoco deberá hacerse cargo de esas obligaciones.
  2. Renunciar a la herencia: esta situación supone que no se aceptan las deudas ni tampoco los bienes. Todos estos trámites deben formalizarse ante notario para manifestar nuestra voluntad de renuncia, que se recogerá en una Escritura pública.

 

3. Desheredaciones

Cuando hablamos de desheredación, nos referimos al acto en el que el testador priva a un heredero forzoso de recibir lo que por derecho le corresponde, es decir, la legítima. Esto solamente puede hacerse por testamento y basándose en alguna de las causas legalmente establecidas. Si la desheredación se realiza y no se expresa su causa, no se prueba la misma o es distinta de las que se establecen legalmente, puede ser anulada por los tribunales.

Las desheredaciones se convierten en un problema al aceptar una herencia si el testador deshereda al heredero sin justificación. Por lo tanto, en este caso se debe reclamar la legítima que por Ley le corresponde. Lee nuestro artículo de desheredaciones en España.

 

 

 

4. Impuesto de sucesiones

El punto  problema más preocupante para los herederos, sobre todo si desconocen el procedimiento correcto para evitar altos pagos. Cada vez más personas se ven obligadas a renunciar a una herencia. La causa fundamental es que no merece la pena aceptarlo porque llega cargado de deudas. Hay que recordar que las herencias han de aceptarse en su totalidad, la ley no permite percibir sólo una parte de la misma.

Menos las cargas y los gastos deducibles, todo tributa. Lo primero a tener en cuenta es qué podemos deducir en el valor total de impuestos que tenemos que pagar. Dicho valor se calcula en relación a todo lo que se hereda, así que eliminar estos gastos puede ayudarnos. Tenemos tres deducciones:

    1. Las deudas contraídas por el fallecido: si pueden ser acreditadas a nombre de la persona que deja su herencia, no tenemos por qué incluir impuestos. Eso sí, si las deudas fueron contraídas a favor de los herederos, la deducción no es posible.
    2. Las deudas tributarias del fallecido de las que los herederos se hagan cargo.
    3. Los gastos de hospital -en caso de enfermedad- además de los del funeral y el entierro también son deducibles. En caso de existir un juicio en relación a la herencia, esos gastos también son deducibles en el valor a incluir en el Impuesto de Sucesiones.

 

No es lo mismo heredar en una comunidad autónoma u otra. Todas tienen reducciones, pero varían mucho en función del lugar donde se produzca la herencia. También influye -y bastante más- el parentesco, existen tres escalas. Y si los herederos no tenían relación con el fallecido, el impuesto puede llegar a doblarse.

La solución más sencilla es acudir al asesoramiento de abogados especializados en tramitación de herencias, que realicen un estudio de nuestro caso en particular, pues son quienes conocen la legislación profundamente y podrán recomendarnos la mejor opción.

 

5. Desconocimiento del paradero de uno o más herederos

A la hora de practicar la partición de una herencia, el Código Civil exige que todos los herederos manifiesten su consentimiento ya sea aceptando o renunciando a la herencia. La falta de este consentimiento por parte de alguno  de los herederos puede impedir o paralizar la herencia.

En estos casos, podemos enfrentarnos a dos casos: o bien que el heredero o herederos estén verdaderamente en paradero desconocido, o que se tenga conocimiento de su paradero, pero no se pronuncien respecto a la aceptación de la herencia.

Por ello, recomendamos acudir a un abogado especialista en herencias, ya que éste sabrá cómo proceder para solucionarlo, ya sea por vía judicial o extrajudicial si lo viera posible.

No obstante, en caso de herederos desaparecidos, lo ideal sería encontrarlos ya que sería más ágil el proceso. Esta labor de encontrar herederos la pueden realizar genealogistas e investigadores sucesorios.

 

Conclusión

Todos los casos de tramitación de herencia tienen sus particularidades y por lo tanto unos son más complejos que otros. Lo importante es saber que siempre existe una solución viable para cada caso y más si nos asesoramos con abogados especialistas en herencias.

En Grupo Hereda contamos con más de 20 años de experiencia en la tramitación de herencias, por lo que hemos llevado adelante casos con diferentes conflictos llegando a una resolución positiva de cada una, ya sea con mediación o con otras vías exitosas. Además, contamos con genealogistas sucesorios por lo que podremos tramitar tu herencias y encontrar a herederos si lo necesitas, y todo, sin cobrar nada hasta tú recibas tu herencia.

 

abogados de herencias

 

 

Compartir