Expertos en Gestión Integral de Herencias

(+34) 91 548 75 50

¿Qué es exactamente RENUNCIAR A UNA HERENCIA?

La renuncia a una herencia o la repudiación, tal y como se conoce en el Código Civil español, es el acto por el cual un heredero abandona su derecho sobre un bien o conjunto de bienes que, en virtud de su condición de heredero, recibiría de un causante, ya sea en base a un testamento o por sucesión legal.

En España, muy recientemente, se ha conocido el dato de que, en el último año, el número de renuncias a las herencias se ha elevado a un 140% con respecto al periodo anterior, y ello es consecuencia, en la gran mayoría de las ocasiones, a que las herencias vienen gravadas con deudas preexistentes al fallecimiento del causante, o bien porque la cuantía del Impuesto de Sucesiones es muy elevada y no se puede hacer frente a su pago al recibir la porción de herencia correspondiente.

Cualquier persona, en el ejercicio de su libre disposición de sus bienes, según dicta el artículo 992 del Código Civil, puede renunciar a sus derechos hereditarios. Ahora bien, existen otros casos en que debe solicitarse autorización para ejercer dicho derecho:

– Que el heredero sea menor (ya sea emancipado o no emancipado)

– Que el heredero sea persona incapacitada judicialmente.

– Que el heredero sea una persona en proceso de concurso o quiebra.

– Que el heredero sea persona jurídica.

Para la renuncia, debe acudirse a un Notario o a un Juez, pues únicamente puede hacerse renuncia por Documento Público o auténtico, o bien presentado un escrito ante el Juzgado competente que esté conociendo de la testamentaría.

Antes de realizar la renuncia, es preciso asegurarse bien de tomar dicha decisión, pues es absolutamente irrevocable.

Por ello es conveniente asegurarse bien de cual es patrimonio del causante a fecha de su fallecimiento, tanto de los activos como del pasivo (deudas y cargas) y hacer una valoración previa a efectuar dicha renuncia.