(+34) 91 548 75 50

PREGUNTAS

¿QUÉ ES UN TESTAMENTO?

La palabra testamento tiene su origen en el latín “testario mentis” o testimonio voluntario. Es un instrumento jurídico, por el cuál una persona expresa su voluntad sobre cuál quiere que sea el destino de sus bienes, derechos y obligaciones tras su fallecimiento, normalmente otorgado ante Notario.

¿CÓMO DEBE OTORGARSE UN TESTAMENTO?

La otorgación de testamento tiene unos caracteres:

  1. Es un acto jurídico y por ello debe otorgarse de forma LIBRE. Serán nulos aquellos testamentos otorgados, bajo violencia, intimidación, dolo o fraude.
  2. Es un acto unilateral* únicamente podrá testar una persona.
    * Sin embargo el testamento mancomunado, está regulado en algunas legislaciones forales.
  3. Es un acto personalísimo, es decir, sólo puede ser realizado por la persona otorgante, no podrá realizarse por voluntad de terceros o a través de mandato o comiso*.
    *No obstante, en legislaciones forales, sí está permitido la otorgación de testamento a través de comisario.
  4. Es un acto NO recepticio, lo que implica que no tiene por qué ser conocido por los interesados para surtir efectos. O dicho de otro modo, los herederos no tienen por qué saber que el familiar fallecido otorgó testamento.
  5. Es un acto solemne, para ser válido tienen que reunir una serie de formalidades.
  6. Es un acto revocable, el testamento puede ser revocado si el testador otorga testamento en fecha posterior, (el último testamento en cuanto a fecha revoca al anterior).
¿QUÉ TIPOS DE TESTAMENTO HAY?

Según el Código Civil Español hay 2 tipos de testamentos: comunes y especiales.

Dentro de los testamentos comunes:

  • TESTAMENTO OLÓGRAFO: Es aquel que se ha realizado de puño y letra por el propio y testador. El testamento ológrafo solo podrá otorgarse por personas mayores de edad. Para que sea válido este testamento deberá estar escrito todo él y firmado por el testador, con expresión del año, mes y día en que se otorgue. Si contuviese palabras tachadas, enmendadas o entre renglones, las salvará el testador bajo su firma. Los extranjeros podrán otorgar testamento ológrafo en su propio idioma.
  • TESTAMENTO ABIERTO: El testamento abierto deberá ser otorgado ante Notario hábil para actuar en el lugar del otorgamiento. El testador expresará oralmente o por escrito su última voluntad al Notario. Redactado por éste el testamento con arreglo a ella y con expresión del lugar, año, mes, día y hora de su otorgamiento y advertido el testador del derecho que tiene a leerlo por sí, lo leerá el Notario en alta voz para que el testador manifieste si está conforme con su voluntad. Si lo estuviere, será firmado en el acto por el testador que pueda hacerlo y, en su caso, por los testigos y demás personas que deban concurrir. Si el testador declara que no sabe o no puede firmar, lo hará por él y a su ruego uno de los testigos. Son necesarios 2 testigos.
  • TESTAMENTO CERRADO: El testamento cerrado habrá de ser escrito. Si lo escribiese por su puño y letra el testador pondrá al final su firma. Si estuviese escrito por cualquier medio mecánico o por otra persona a ruego del testador, éste pondrá su firma en todas sus hojas y al pie del testamento. Cuando el testador no sepa o no pueda firmar, lo hará a su ruego al pie y en todas las hojas otra persona, expresando la causa de la imposibilidad. En todo caso, antes de la firma se salvarán las palabras enmendadas, tachadas o escritas entre renglones. No pueden hacer testamento cerrado los ciegos y los que no sepan o no puedan leer. Los que no puedan hablar (mudos o sordomudos) pero sí escribir, pueden otorgar este tipo de testamento pero será necesario que firmen personalmente el mismo y que en la cubierta escriban que dentro del sobre se contiene el testamento, expresando cómo está escrito y que ha sido firmado personalmente.

Dentro de los testamentos especiales:

  • TESTAMENTO MILITAR: En situaciones de guerra se permite que cualquier militar o personal al servicio del ejército, otorgue testamento ante un oficial que tenga al menos la graduación de Capitán, o ante el capellán o médico que le asista si se encuentra enfermo. Estos testamentos serán remitidos al Cuartel General y posteriormente al Ministerio de Defensa, organismo que a su vez deberá enviarlo al juez de primera instancia del domicilio del testador para que se cite a los herederos y demás interesados en la sucesión. Estos testamentos tienen un plazo de caducidad de 4 meses desde que el testador deje de estar en campaña. También podrá otorgarse de forma oral siempre que estén presentes  2 testigos y quedará ineficaz una vez superado el peligro.
  • TESTAMENTO MARÍTIMO: Es el testamento abierto o cerrado que se otorga durante un viaje por mar por cualquiera de los que van a bordo. Si el buque es de guerra, se hará ante el comandante del mismo, y si es mercante ante el capitán o quien ejerza sus funciones en ambos casos, siendo necesaria la presencia de 2 testigos que serán elegidos entre los pasajeros. Si el testamento lo otorgan el comandante o el capitán deberán hacerlo ante las personas que puedan sustituirlos. Los testamentos realizados quedarán en poder del comandante o capitán y se hará mención a su otorgamiento en el diario de a bordo. Una vez llegados a algún puerto en el que exista representación diplomática española, se hará de entrega de los testamentos que serán enviados a España. Estos testamentos tendrán una validez de 4 meses desde la fecha del desembarco.
  • TESTAMENTO REALIZADO EN EL EXTRANJERO: Los españoles podrán testar fuera del territorio nacional sujetándose a las formas establecidas por las leyes del país en que se hallen. También podrán testar en alta mar durante su navegación en un buque extranjero, con sujeción a las leyes de la Nación a que el buque pertenezca. Podrán asimismo hacer testamento ológrafo, con arreglo al art. 688, aun en los países cuyas leyes no admitan dicho testamento. No será válido en España el testamento mancomunado, prohibido por el artículo 669, que los españoles otorguen en país extranjero, aunque lo autoricen las leyes de la nación donde se hubiese otorgado.
¿ES LO MISMO TESTAMENTO QUE DECLARACIÓN DE HEREDEROS?

No.

El testamento es el instrumento jurídico que el testador por voluntad propia utiliza para manifestar cuál quiere que sea el destino de sus bienes, derechos y obligaciones tras su muerte. Y supone la existencia de sucesión testada.

La declaración de herederos se da cuando se produce la sucesión intestada, es decir, cuando la persona fallecida NO ha otorgado testamento. La declaración de herederos se hace ante Notario (a elegir por interesado entre el notario del lugar del fallecimiento, del último domicilio o residencia habitual del causante o de municipio cercano o colindante) y ha de ser promovida por interesados.

¿CÓMO SÉ SI MI FAMILIAR FALLECIDO HA OTORGADO TESTAMENTO?

Para poder saber si el fallecido a otorgado testamento debemos acudir al Registro de Últimas Voluntades (que corresponda según el lugar del fallecimiento del finado) y solicitar un Certificado de Últimas Voluntades.

MI FAMILIAR MODIFICÓ SU TESTAMENTO, ¿ES VÁLIDO EL ÚLTIMO TESTAMENTO QUE OTORGÓ?

El testamento es revocable, es decir, que si el testador dio un nuevo testamento en fecha posterior, éste revocaría al anterior, siempre y cuando en el momento de otorgarlo el testador lo realizara de manera libre (sin que medie intimidación, violencia, dolo o fraude) y habiéndose respetado las formalidades que se exigen por la Ley ya que el otorgamiento de testamento es un acto solemne.

¿QUÉ SIGNIFICA ACEPTAR LA HERENCIA A BENEFICIO DE INVENTARIO?

La aceptación de la herencia podrá ser, ante Notario, ante el Juez competente por escrito o ante un Agente Diplomático o consular habilitado si fuere el caso en el que el heredero se encuentre en un país extranjero.

El hecho de aceptar una herencia a beneficio de inventario supone que, el heredero pueda aceptar la herencia manteniéndose separada de su propio patrimonio a todos los efectos legales hasta que se hayan pagado los acreedores y los legatarios. 

Existen dos casos en los que NO se puede aceptar la herencia a beneficio de inventario:

  • Cuando el heredero haya sustraído algún efecto de la herencia
  • Cuando, reservado el derecho de deliberar, transcurren 30 días sin que el heredero manifieste su decisión.

Si Vd. se encuentra en la posición de no saber si aceptar o renunciar una herencia a la que ha sido llamado, póngase en contacto con nosotros y le asesoraremos sobre qué hacer en el caso concreto.

PLAZO PARA PAGAR EL IMPUESTO DE SUCESIONES

Hay que presentar la instancia para pagar el impuesto en el plazo máximo de 6 meses desde el fallecimiento. Si pasa ese plazo, Hacienda cobra el recargo correspondiente.

La escritura pública de partición es una declaración del impuesto, de tal suerte que basta con presentarla en la oficina de Hacienda, sin necesidad de otros documentos. Si no se hace la escritura, es una instancia privada la que hay que presentar. En el Impuesto de Sucesiones no es obligatorio hacer una autoliquidación (aunque sí está permitida), es decir, basta que el interesado presente los datos y Hacienda lo calcula y le comunica la cantidad que hay que pagar.

Si en la herencia existen bienes inmuebles urbanos, no hay que olvidar que habrá también que pagar el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (la llamada “plusvalía“), para lo que habrá que acudir al Ayuntamiento del lugar en que se encuentre el inmueble.

Consulte GRATIS aquí