Expertos en Gestión Integral de Herencias

(+34) 91 548 75 50

 

El heredero es el sucesor a título universal. El mismo que, al fallecer la persona, se convierte en sujeto activo y pasivo de las relaciones jurídicas de las que era titular el causante.

Ser heredero universal no significa ser heredero excluyente ni único. Por ejemplo, si una persona al fallecer ha nombrado como herederos universales a sus tres hijos y a su cónyuge, los cuatro serían herederos universales. Es decir, los cuatro tienen las mismas condiciones de igualdad ante la herencia. Así, heredero universal es o son todas las personas que reciben la herencia en su conjunto. Esto es, los bienes, derechos, obligaciones o deudas que existiesen.

Es importante mencionar que el causante puede nombrar como herederos a parientes próximos, lejanos, o no parientes. Incluso a una persona jurídica o a una institución como una ONG, por ejemplo. En el testamento se deberá especificar la forma en que se transmitirá el patrimonio. Además, se tendrán en cuenta todos los detalles del mismo.

Por último, resaltar el carácter universal de la herencia. En caso de aceptarla, se acepta con beneficios y deudas en caso de que las haya. Y en caso de rechazarla, lo mismo. Sin embargo, cabe la posibilidad de aceptar la herencia a beneficio de inventario. Esto significa que, si hay deudas, serán liquidadas primero, haciendo uso de los bienes, y después se repartirá la parte sobrante.