915 487 550

Blog de Herencias

Hace unos días hablábamos de cómo encontrar a un heredero. Veíamos que las causas más comunes por las que era necesario encontrarlos son principalmente dos: bien por ser la herencia intestada y, por tanto, los herederos desconocidos, bien por estar localizados los herederos, pero no conocerse su paradero.

En la mayoría de las ocasiones, la búsqueda de estas personas es un proceso largo y complicado. Está claro que el mejor desenlace es aquel en el que se localiza finalmente al heredero, pues esta persona logra ser conocedora de su condición como tal, y tiene derecho a decidir, tanto si acepta dicha herencia, como si prefiere rechazarla. Para ello, es imprescindible el trabajo profesional de los genealogistas, quienes se encargan de recopilar toda la información y realizar la búsqueda, con el fin de desarrollar y completar el árbol genealógico del causante y encontrar a sus herederos desconocidos o no localizados para darles la buena noticia.

Sin embargo, hay casos de herencias que no se denuncian y, por tanto, no llegan a manos de sus herederos. Entonces, pasan tantos años que la herencia queda “olvidada”. ¿Qué ocurre con esos bienes? ¿A manos de quién van a parar?

 

CONTENIDO

  1. Las herencias vacantes: ¿por qué nadie las reclama?
  2. ¿Qué ocurre cuando no se encuentra a los herederos de esas herencias vacantes?
  3. ¿Por qué no se encuentra a esos herederos?
  4. ¿Cómo saber a quién pertenecen esas herencias sin reclamar?

 

Las herencias vacantes: ¿por qué nadie las reclama?

Se denominan herencias vacantes a aquellas herencias que están pendientes de tramitar, porque no se logra encontrar a los herederos y nadie las reclama. Quedan, por tanto, en una especie de “stand by”, sin adjudicar. ¿Por qué ocurre esto?

Aquí hay dos cuestiones que hay que diferenciar. Por un lado, puede ser porque el causante de esas herencias no dejó testamento y, por tanto, se trata de una herencia intestada. En estos casos el Estado llama a suceder a los herederos según el orden marcado por la ley, el cual varía de un país a otro en función de su legislación particular. Es importante siempre acudir a abogados especialistas en herencias internacionales para asegurarnos de que nos informamos bien de la legislación del país que está implicado en nuestra herencia.

En España, tienen prioridad los descendientes, ascendientes, cónyuge y colaterales. Hay muchas ocasiones en las que resulta realmente difícil conocer a esos herederos puesto que, al no haber testamento, hay que reconstruir de cero el árbol genealógico del causante y buscar a estos sucesores para darles la noticia.

Por otro lado, puede ser que la herencia tuviera testamento y se conozca la identidad de los herederos, pero no sea posible localizarlos.

 

¿Qué ocurre cuando no se encuentra a los herederos de esas herencias vacantes?

El Estado de España, tiene la obligación de publicar en el Boletín Oficial del Estado todas aquellas herencias que están vacantes, es decir, aquellas que están pendientes de tramitar por no encontrarse o desconocer a los herederos. Una vez pasados los años, si nadie se pronuncia como heredero de esa herencia vacante, finalmente los bienes quedan en manos del Estado, tramitando la herencia a su favor.

¿Realmente hay casos en los que nadie reclama una herencia? Parece inverosímil, pero es así, y la clave está en el por qué.

 Grupo hereda, herencia sin herederos

¿Por qué no se encuentra a esos herederos?

La justificación para que el Estado se quede este dinero, y en algunos casos las Comunidades Autonómicas correspondientes, es que pasa demasiado tiempo sin que nadie  reclame la herencia. Esto ocurre, en innumerables ocasiones el Gobierno no encuentra los medios para localizar a los herederos.

Por tanto, lo que ocurre es, simple y llanamente, que los herederos nunca se enteran de esa publicación del BOE en la que se declara el llamamiento a esa sucesión.

Las causas de este desconocimiento son muy diversas: puede ser por distancias familiares entre el heredero y el causante (y al heredero no le llega la noticia de que éste ha fallecido) o entre coherederos, pero también por la propia distancia física, pues el heredero puede haber emigrado a cualquier país del mundo y encontrarse en paradero desconocido, dificultando con ello la comunicación

Además, este problema no solo atañe a España, sino que afecta las herencias de todo el mundo. En Reino Unido, por ejemplo, El Tesoro de la Nación es el encargado de administrar las herencias que quedan intestadas y sin parientes próximos conocidos. Realiza una lista que puede consultarse por el público, indicando el número de herencias vacantes en el país y los datos recopilados sobre éstas.

 

¿Cómo saber a quién pertenecen esas herencias sin reclamar?

Aquí es donde entran los genealogistas. Gracias a estas listas actualizadas, quedan localizadas las herencias pendientes de reclamar, primer requisito para que los genealogistas puedan comenzar a trabajar en la búsqueda de los herederos de esos bienes.

En Grupo Hereda contamos con genealogistas con más de 20 años de experiencia en su labor: la búsqueda de herederos de herencias que están localizadas, pero cuyos sucesores se desconocen o se desconoce su paradero. Con ello ayudan, no sólo a los propios herederos a enterarse de que tienen derecho a unos bienes, sino a una infinidad de personas afectadas por estas herencias sin adjudicar: un ejemplo claro son los administradores de fincas y las comunidades de vecinos. Todos ellos están soportando unas cargas en nombre de un heredero que no se localiza, por lo que es un alivio para ellos el encontrar al propietario de esa vivienda vacía en la comunidad que lleva meses, o años, abandonada.

Gracias a nuestra amplia red de contactos en todo el mundo, y trayectoria reconstruyendo árboles genealógicos incompletos, podemos adjudicar una herencia vacante a sus herederos legítimos en un tiempo y de una forma que a cualquier ciudadano le resultaría prácticamente imposible. Si necesitas ampliar información sobre nuestros servicios, o desear plantearnos tu caso particular, no dudes en contactarnos al 915 48 75 50, rellenando nuestro formulario web, o a través de cualquiera de nuestras redes sociales. ¡Te esperamos!